domingo, 10 de mayo de 2015

Reflexiones sobre el uso que hacen los menores de los móviles

Recientemente he visto una noticia que me ha llamado mucho la atención y tiene mucho que ver en este tema. El titular de esta noticia es  "10 motivos para prohibir los smartphone a niños menores de 12 años". Seguidamente vi otra noticia titulada "uno de cada tres bebés juega con el móvil antes de aprender a andar o a hablar".

En la primera noticia,  se realiza una comparación entre móviles y tablets con niñeras y cuidadores, ya que ahora los padres dan estos aparatos a los niños para que se entretengan y no molesten.

"Los bebés de 0 a 2 años no deben tener contacto alguno con la tecnología; los de 3 a 5 años, debe ser restringido a una hora/día; de 6 a 18 años la restricción debería ser a 2 horas/día." Con esta recomendación realizada por la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría, nos damos cuenta de que la mayoría de los padres no están haciendo con sus hijos lo que sus especialistas recomiendan.

Algunas consecuencias que encontramos en los niños es un retraso en el desarrollo del niño ya que puede limitar el movimiento, puede producir obesidad a causa del sedentarismo, alteraciones en el sueño, conductas agresivas, etc.

Como futuros profesores, tenemos que tener en cuenta todas las recomendaciones que hagan los expertos y saber a que edad empezar a introducir estos aparatos en el aula y que uso debemos hacer de ellos. También en nuestro trabajo informar a padres y madres sobre su uso y consecuencias, y educar a nuestros alumnos en este ámbito.

Con solo el titular de la segunda noticia, nos damos cuenta de que no hacemos caso a las recomendaciones, ya que niños de 2 años usan al menos durante una hora al día los móviles.

Otro dato que encontramos es  que uno de cada tres niños juegan al móvil antes de los seis meses.

Se realizó un estudio a padres donde encontraron que niños menos de un año habían visto programas de televisión, habían llamado a alguien por teléfono, utilizaban aplicaciones e incluso habían jugado a videojuegos.

También se encontró que solo un pequeño porcentaje de los padres habían recibido información sobre estos aparatos, luego, como he dicho antes, los profesores debemos informar de todos los peligros y consecuencias negativas que esto tiene en edades muy tempranas.

Para hacer este comentario, he relacionado estas dos noticias junto con mis conocimientos previos y he llegado a la siguiente conclusión.

Todo depende del uso que se haga, ya que todo en exceso hace daño, también depende del tiempo, y sobre todo de la edad a la que se empiece a utilizar, ya que las tecnologías pueden desarrollar muchos aspectos en niños pero si se realiza un buen uso de ellas. Por ejemplo, en la televisión encontramos programas educativos con los que los niños pueden aprender,  juegos educativos, y la utilización de estos aparatos en clase, con supervisión del profesor, podemos sacar un buen rendimiento en nuestros alumnos.

Almudena Díaz Rodríguez

2º A, Educación Primaria

almudena623@gmail.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada