viernes, 30 de septiembre de 2022

Actividades de la Escuela de Familias


Ya han comenzado las actividades de la Escuela de Familias. El día 23 se llevó a cabo una ponencia donde la profesora Ana Zolá, docente de la Universidad del Norte de Barranquilla (Colombia), nos habló de la importancia de la relación familia-colegio, de la necesidad de una educación integral desde casa y desde el centro educativo y nos dio algunos trucos como el uso de grupos de whatsapp o la ayuda a nuestros hijos en las tareas escolares. 


Después la profesora Purificación Cruz nos habló de la importancia de que nuestros hijos sean responsables y cumplan tareas y normas, dando algunas pequeñas instrucciones de qué hacer cuando nuestros hijos no nos hacen caso.




Mientras la ponencia, un grupo de alumnos de 2º A Grado de Primaria, atendieron a los niños y niñas ofreciendo juegos y actividades lúdicas.

 


La siguiente ponencia es la del conductor del programa “Hermano Mayor”, Jero García, que nos hablará de cómo educar en familia. Será el próximo 6 de octubre:

. A las 12 horas, en el edificio Envases de Cartón de la Fábrica de Armas, para alumnado de la Universidad. Inscribirse en : ACCEDER A FORMULARIO

 . A las 18,00, para padres, madres, educadores y profesores, en el edificio “Envases de Cartón” de la Fábrica de Armas, Universidad de Castilla-La Mancha (Toledo). La entrada es gratuita hasta completar aforo y para asegurar su entrada, debe inscribirse en el siguiente enlace: INSCRIPCIÓN

Contaremos con atención lúdica-educativa a los niños que acompañen a sus padres.





PROPUESTA DÍA EUROPEO DE LAS LENGUAS- Aprender idiomas: en busca de la universalidad


Aprendizaje de idiomas: en busca de la universalidad

La capacidad del cerebro humano de expandirse es directamente proporcional a nuestra voluntad de hacerlo crecer. Alimentarlo con idiomas, y hacerlo desde edades tempranas, es una forma de desarrollarlo y de reforzar su potencial. Pero además, en este mundo globalizado, los idiomas proporcionan el don de la universalidad, la posibilidad de abrir la mente a otras culturas, de vivir otras vidas, de acceder a nuevas oportunidades profesionales… Con motivo del Día Europeo de las Lenguas, profundizamos en ellas de la mano de dos expertas en el aprendizaje de idiomas.

La vida es más rica y atractiva cuando uno habla diferentes lenguas. A la hora de viajar y poder entender y entenderse, de disfrutar de las obras de arte, del cine o la literatura en versión original, de comprender la música o los videojuegos, de comunicarse y relacionarse con cualquier persona en cualquier lugar… Conforme el mundo se globaliza, el aprendizaje de idiomas se convierte en algo fundamental, incluso para encontrar un buen trabajo y ascender profesionalmente. 

Hoy, la mayoría de los niños están aprendiendo al menos una lengua diferente a la suya materna casi desde que nacen. En España, lo más habitual es que esta sea el inglés. Lingokids es una empresa española especializada en contenidos digitales en este idioma para edades tempranas. Más de 50 millones de familias de todo el mundo se han descargado ya su app, y niños de 2 a 8 años aprenden inglés con su metodología playlearning basada en el juego. 

“Cuanto antes introduzcamos a un bebé en una segunda lengua, mucho mejor, incluso antes de cumplir su primer año, pues ellos tienen una gran capacidad para distinguir los diferentes sonidos de las vocales y consonantes que hay en un determinado idioma. Hay que exponerles y sumergirles al máximo, lo antes posible, para que puedan absorber el idioma una vez se encuentren en la fase de adquisición temprana del mismo”, sostiene Rhona Anne Dick, directora de Experiencia de Aprendizaje de Lingokids.   

La gran ventaja en estas edades, según la experta, es que el proceso de aprendizaje es totalmente natural, casi pasivo e inconsciente. Aprenden por exposición, en un entorno de interacción relajado, sin la presión ni el miedo a cometer errores de los adultos. 

“Un niño puede crecer aprendiendo varios idiomas en sus cinco primeros años de vida. En circunstancias en las que cada progenitor tiene una lengua materna diferente y viven en un lugar con una tercera lengua dominante, el pequeño podrá aprender las tres de forma simultánea con el mismo proceso natural. La exposición, la frecuencia y la necesidad de usarlas determinará su evolución y cómo acabe hablando cada una de ellas”, asegura Rhona Anne Dick.

Diversas investigaciones han demostrado aspectos muy positivos del aprendizaje de una segunda lengua en el desarrollo intelectual y personal de los niños: potencia la capacidad de resolución de problemas, el pensamiento crítico y la capacidad de escucha; mejora la memoria y la concentración; fomenta la creatividad, la flexibilidad mental y la apertura a las diferencias culturales; aumenta la inteligencia emocional y la empatía, ayuda a establecer más conexiones sociales; y desde luego, el día de mañana les abrirá más puertas en el mercado laboral.

Aprender en la edad adulta

Cuando no se ha producido esta exposición en la infancia, muchas personas deciden ponerse a estudiar un idioma en la edad adulta, ya sea por necesidad o por afición. Pero, ¿es la edad un impedimento para aprender una nueva lengua? Preply es una plataforma que, a través de su metodología live learning, conecta a cientos de miles de alumnos con más de 32.000 tutores para aprender más de 50 idiomas. Ellos piensan que a un adulto le puede resultar más sencillo enfrentarse a un nuevo idioma cuando ya aprendió otro en su infancia o juventud, pero que la experiencia de la edad adulta puede ser también un valor positivo en el proceso de aprendizaje.

“Si ya has aprendido un idioma eres capaz de establecer más conexiones entre las lenguas, las reglas gramaticales y los sonidos. Ya conoces el proceso y las dificultades, y lo ves más como un reto en el que te centras en el tipo de aprendizaje que se ajusta mejor a tus necesidades, lo que te permite conseguir pequeñas victorias en menos tiempo y te motiva para seguir avanzando”, apunta Sylvia Johnson, responsable de Metodología de Preply.

La experta destaca que como adultos tenemos la capacidad de gestionar mejor el tiempo y de concentrarnos mejor en nuestros objetivos, y después de años de ensayo y error, hemos llegado a la conclusión de que no se trata de buscar la precisión al 100%, sino de ser capaces de comunicarnos. 

“Aunque puede que la memoria no sea tan aguda, somos más conscientes de la necesidad de practicar y entrenar nuestro cerebro para conectar y producir la lengua cuando sea necesario. Sí es cierto que la edad es un hándicap para la pronunciación. El cerebro de un bebé está preparado para adquirir cualquier tipo de sonido, pero conforme se hace mayor se limita a los de su lengua materna, y esa es la razón por la cual los sonidos de otras lenguas nos resultarán más difíciles de interiorizar siendo adultos. Además, el sistema fonológico del español es más simple que el de otras lenguas, y siempre es la pronunciación lo que más nos cuesta”, asegura Sylvia Johnson.

En cuanto a los idiomas europeos que a un español le pueden resultar más sencillos, serían los de la misma familia de lenguas románicas, como el portugués, el francés o el italiano. Otras lenguas como el húngaro, el finlandés o el polaco, que tienen decenas de vocales, sufijos y consonantes acentuadas, hacen que la pronunciación y la escritura disten mucho del español, lo que complica su aprendizaje. 

El idioma de los negocios

Si hablamos del entorno profesional, el idioma prioritario es, sin duda, el inglés, que se ha convertido en la lengua de los negocios. Dominarla supone poder optar a trabajar en empresas de todo el mundo –sobre todo ahora, cuando la tecnología permite trabajar en remoto–. Pero si además, como candidato, dominas un segundo idioma, el atractivo para los reclutadores aumenta, principalmente en el ámbito de las multinacionales. 

“La contratación de talentos en función de las competencias lingüísticas es cada vez más frecuente. Las empresas quieren una plantilla multicultural y plurilingüe, preparada para comunicarse de forma eficaz con empleados y clientes y para desarrollar su negocio en cualquier parte del mundo”, indica la experta de Preply.

Por eso, muchos adultos están en proceso de aprendizaje y mejora permanente. Para ello, existen nuevas metodologías capaces de adaptarse a sus ritmos, a sus tiempos y a su disponibilidad. En los últimos tiempos, el sector de la enseñanza de idiomas ha evolucionado enormemente, ofreciendo multitud de posibilidades basada en entornos digitales flexibles y metodologías híbridas, en las que el aprendizaje online incluye clases en directo con un tutor que les motiva y resuelve sus dudas.

Y al final, como suele decirse, la forma definitiva de interiorizar una nueva lengua es sumergirse en ella. ‘Tirarse a la piscina’ y hablar, hablar y hablar, eliminando el miedo al ridículo. Lo importante, realmente, es entender y hacerse entender. El resto vendrá solo.


 
Contacto de Prensa:

Beatriz Ocampo
beatriz.ocampo@comboca.es 
Margara Pérez
margara@comboca.es  



jueves, 15 de septiembre de 2022

La mitad de las familias españolas se gastarán hasta 300€ en libros escolares


La mitad de los centros educativos ya han comenzado a implantar la mochila digital, que en la mayoría de los casos todavía coexiste con el libro tradicional.

 


NOTA DE PRENSA

VUELTA AL COLE: La mitad de las familias se gastarán hasta 300€ en libros de texto en el nuevo curso escolar

  • Una consulta realizada por Lingokids entre 600 familias españolas con hijos menores de 10 años cuestiona el ahorro que representa la mochila digital y su conformidad con este formato como soporte de aprendizaje.

  • 9 de cada 10 niños asistirán a al menos una actividad extraescolar deportiva o artística este curso, y dos tercios seguirán clases extraescolares de idiomas.

  • El 87% de los progenitores planean poner a disposición de sus hijos apps educativas que les sirvan para aprender jugando y divertirse.


Madrid, 7 de septiembre de 2022.- Los libros son uno de los elementos fundamentales del desembolso realizado por las familias para la vuelta al cole. Lingokids, empresa de contenidos digitales en inglés para niños, ha realizado una consulta entre una muestra de 600 familias de toda España con hijos de hasta 10 años para conocer algunas de sus previsiones para el nuevo curso 2022-23. Entre ellas, destaca que la mitad (el 52%) se gastarán este año hasta 300 euros en libros de texto y de lectura por cada niño menor de esta edad, e incluso un 19% prevé superar esa cantidad. 

Llama la atención que apenas un 15% de los consultados aprovechará libros de segunda mano, comprados o heredados, para reducir el presupuesto de esta partida. Esto puede deberse a la actualización de las ediciones por parte de las editoriales, lo que supone un cambio de ISBN y obliga a la compra del libro nuevo, así como a la implantación de la 'mochila digital', que sustituye el papel por la licencia digital y elimina la posibilidad de reutilización.

Implantación de la 'mochila digital' y su impacto en el presupuesto

Según este estudio de Lingokids, la mitad (53%) de los centros educativos a los que acuden los hijos de los progenitores consultados han incorporado ya la 'mochila digital', que consiste en un dispositivo electrónico desde el cual los alumnos acceden a la versión electrónica de los libros de las diferentes materias, incluidos los de lectura. Sin embargo, solo un 4% de ellos ha sustituido de forma definitiva los libros tradicionales por las licencias digitales; en el resto coexisten ambos formatos, ya sea porque se está implantando progresivamente por cursos, o porque en el mismo curso utilizan una combinación de ambos soportes.

En cuanto al coste que este cambio representa para las familias, solo un 46% considera que la mochila digital supone un ahorro con respecto a los libros en papel, frente a un 25% que no ve tanto ahorro, dado que este formato anula la posibilidad de reutilizar o comprar libros de segunda mano, y a un 29% restante que matiza que, si el centro educativo obliga a los niños a comprar un dispositivo electrónico específico, en el primer curso de implantación la vuelta al cole puede resultar todavía más cara, aunque con el paso de los cursos el desembolso se va amortizando y llega a ser más económico.

En lo que respecta a las opiniones de los padres sobre el aprendizaje en soporte digital, se sitúan encima (57%) los que prefieren mantener el papel, al considerar que es más eficaz para estudiar y que ya utilizan bastante los dispositivos electrónicos en su tiempo de ocio. El 43% restante sí es favorable al formato electrónico, considerando que al ser nativos digitales les resulta más sencillo y atractivo, y se reduce el peso que deben cargar para ir al colegio, llevando todo en un único dispositivo.

Complementos educativos: extraescolares y apps, un gasto adicional

Más allá del horario escolar, son muchas las familias que prevén enriquecer el aprendizaje de sus hijos con otro tipo de actividades complementarias. El 88% de los niños irá este curso a, al menos, una actividad deportiva o artística fuera del horario lectivo. De ellos, el 37% elegirá dos actividades y un 9% tres o más. En lo que respecta al aprendizaje de idiomas, más de la mitad de los niños (56%) irá a clases extraescolares de inglés, y el 10% añadirá, además, un segundo idioma.

Estas actividades representan también un desembolso para las familias en la vuelta al cole: el 43% de los consultados destinará entre 50 y 100 euros mensuales en todas las extraescolares de su hijo, un 20% dedicará entre 100 y 200 euros, y un 8% más de 200 euros. Si, además, se trata de una actividad física que incluye la compra de equipación o material deportivo, deberán contemplar un gasto añadido que para el 38% se sitúa por debajo de 100 euros, pero para un tercio del total (33%) puede llegar hasta 200 euros.

La consulta de Lingokids revela que casi 9 de cada 10 progenitores (87%) de niños menores de 10 años planean para este curso poner a su disposición apps educativas que les sirvan para aprender jugando y divertirse. En este sentido, cerca de la mitad de los consultados (46%) estarían dispuestos a pagar entre 5 y 15 euros al mes por el uso de una app de aprendizaje de calidad, frente a un 20% que solo las utilizaría si fueran gratuitas.

Ante la pregunta de si se plantearían sustituir alguna extraescolar presencial por otras susceptibles de cursarse online (como el aprendizaje de idiomas, por ejemplo) para ahorrar dinero, un 37% reconoce que existen metodologías digitales muy eficaces y que podría ser una opción interesante a tener en cuenta. No obstante, el 58% no se lo plantearía por considerar que una parte importante de las extraescolares es la posibilidad de socializar con otros niños, o por la necesidad de retrasar su hora de salida del colegio para adaptarlo a su jornada laboral.

“Las familias están comprendiendo el valor que los contenidos digitales de calidad pueden aportar al proceso de aprendizaje de sus hijos. Hoy día existen apps y cursos digitales que aportan metodologías innovadoras de gran eficacia no solo para aprender materias escolares, sino también otro tipo de competencias, habilidades, destrezas y valores que son fundamentales en la época actual. Y cuando están especializadas en niños, la clave está en que el aprendizaje vaya unido a la diversión y el entretenimiento”, sostiene Rhona Anne Dick, directora de Experiencia de Aprendizaje de Lingokids.




Contacto de prensa - COMBOCA

María Rodríguez Vegas

maria.rodriguez@comboca.es 619 149 712

Nuria Rabadán Aránguez

nuria@comboca.es 674 719 154


martes, 28 de junio de 2022

FIN DE CURSO: 6 de cada 10 padres acogen con estrés el inicio de las vacaciones escolares


 NOTA DE PRENSA

FIN DE CURSO: 6 de cada 10 progenitores acogen con estrés el inicio de las vacaciones escolares

  • Un estudio realizado por Lingokids entre 600 familias con hijos menores de 10 años revela que más de la mitad de los niños irán de campamento este verano.

  • El 84% de los padres son partidarios de que sus hijos realicen actividades educativas durante las vacaciones, ya sea mediante deberes tradicionales (58%) o a través de alternativas de aprendizaje más atractivas (26%).

  • El 62% calculan que sus hijos pasarán entre 1 y 3 horas diarias utilizando dispositivos electrónicos.


Madrid, 22 de junio de 2022.-
El curso académico finaliza ya, y 6 de cada 10 progenitores (el 59%) empiezan a sentir cierto grado de estrés ante la llegada de las vacaciones escolares. Para la mitad de las familias, por la dificultad que les supone organizar la logística de todas esas semanas sin colegio, y para el 10% restante, por el hecho de convivir con los niños las 24 horas del día. Así se desprende de un estudio llevado a cabo por Lingokids (empresa especializada en contenidos digitales infantiles en inglés) entre 600 familias con hijos menores de 10 años, sobre sus planes para este verano.

Solo en un 20% de los casos, uno de los progenitores dispone de todo el verano libre para atender a los niños. Del resto, un 36% se organizan entre ambos, como en una carrera de relevos, para cubrir casi todas las vacaciones escolares, y un 44% recurren a diferentes alternativas para dejar atendidos a los niños mientras ellos trabajan. El resultado es que 4 de cada 10 familias solo disfrutan de vacaciones todos juntos entre una y dos semanas del verano. Aunque hay un 24% de afortunados que pasan un mes completo de vacaciones en familia y un 11% que lo extienden a todo el verano. 

Más de la mitad de los niños irán a campamentos

A la hora de dejar a los niños atendidos mientras sus padres trabajan, los campamentos son la opción más elegida: más de la mitad de las familias (56%) han contratado uno para sus hijos este verano, y un 22% de ellos son en inglés, para mezclar la diversión con el aprendizaje de este idioma. Dada la edad temprana de los niños contemplados en la muestra, es mayor el porcentaje de los padres que han elegido un campamento urbano (38%) que los que han optado por la experiencia de dormir fuera de casa (17%).

La segunda alternativa más común es la de recurrir a abuelos u otros familiares (35%), mientras que solo un 9% se decide por contratar a una persona para que les cuide.

Si hablamos del tiempo de vacaciones juntos en familia, los españoles siguen prefiriendo la playa frente a otras alternativas: la mitad de los consultados (50%) se decantan por estancias de sol y playa. El pueblo es el segundo destino más elegido, en este caso por un 19%. Le sigue la montaña o la sierra, donde acudirán el 12% de las familias, y un 8% realizarán un viaje al extranjero. También hay un 11% que pasará sus vacaciones en la vivienda habitual, buscando planes atractivos en los alrededores.

Actividades educativas para el verano

Otra de las preocupaciones de los padres es la necesidad de buscar actividades a las que puedan dedicarse sus hijos durante todo el tiempo que tienen libre en sus largas vacaciones estivales. En este punto suele surgir el debate sobre los deberes. Según el estudio de Lingokids, casi 6 de cada 10 progenitores (58%) son partidarios de que los niños tengan tareas escolares que realizar para que mantengan el ritmo de aprendizaje, y si el colegio no se las proporciona, ellos las buscan por su cuenta.

Un 26% de los padres, sin embargo, consideran interesante que realicen actividades que les sirvan para recordar lo aprendido y seguir ampliando conocimientos, pero no a través de los deberes tradicionales, sino buscando vías alternativas que puedan resultarles más atractivas, como las aplicaciones móviles educativas.

“El verano es para descansar y desconectar, y así, de hecho, lo ven un 16% de las familias a las que hemos consultado, que no están a favor de los deberes. Pero si buscamos alguna opción divertida, con contenidos de aprendizaje basado en el juego, y a través de un dispositivo electrónico para que sea más apetecible para ellos, tendrán una actividad con la que llenar su tiempo y al tiempo que se divierten podrán seguir aprendiendo sin apenas darse cuenta”, sugiere Rhona Anne Dick, directora de Experiencia de Aprendizaje de Lingokids.

Uso de dispositivos electrónicos

En este sentido, el 62% de los padres consultados estiman que sus hijos pasarán de 1 a 3 horas utilizando dispositivos electrónicos durante sus vacaciones, y un 13% calcula que serán 4 horas diarias o más, por lo que dirigir su uso hacia este tipo de contenidos que combinan el juego y el aprendizaje puede ser recomendable, según la experta.

En cuanto al uso principal que harán de estas pantallas, el 57% de los progenitores piensan que se decantarán por ver películas o dibujos, un 39% cree que verán principalmente vídeos, y un 23% aventura que dedicarán la mayor parte de su tiempo de ocio digital a jugar a videojuegos, solos o compitiendo en línea con amigos.

Por último, la empresa, especializada en contenidos en inglés, ha consultado a los padres si creen que sus hijos utilizarán este idioma durante sus vacaciones de verano. Llama la atención que 7 de cada 10 (76%) han respondido que sí, ya sea viendo dibujos o películas en versión original (25%), mediante el uso de apps educativas en inglés (21%), hablando en inglés con niños de otros países con los que coincidirán en su lugar de vacaciones (18%) o porque realizarán algún viaje al extranjero (12%).

Desde Lingokids recuerdan la importancia de supervisar el uso de los dispositivos electrónicos por parte de los niños para garantizar un uso saludable, no solo desde el punto de vista del tiempo, sino también de los contenidos. Asimismo, recuerdan que la tecnología y los contenidos digitales, con un consumo responsable y adaptado a su edad, pueden ser un aliado para la diversión, el entretenimiento y el aprendizaje también durante las vacaciones.

El 62% de las familias consultadas por Lingokids estiman que sus hijos pasarán entre 1 y 3 horas diarias utilizando dispositivos electrónicos estas vacaciones.


Contacto de prensa - COMBOCA

María Rodríguez Vegas

maria.rodriguez@comboca.es

Nuria Rabadán Aránguez

nuria@comboca.es 

lunes, 13 de junio de 2022

RELACIÓN ENTRE LOS CENTROS EDUCATIVOS Y LA SOCIEDAD

La educación está definida como el transcurso de proporcionar aprendizaje o el poder adquirir conocimientos, destrezas, capacidades, hábitos y convicciones a un número de personas que los traslade a otras personas, esto se puede realizar a través de distintos canales como pueden ser la lectura de cuento, discusiones, la enseñanza como tal, la ejemplificación o las investigaciones. Por lo dicho anteriormente, podemos afirmar que la educación es un transcurso por el cual cualquier persona consigue incorporarse a una sociedad. 

Por otro lado, la sociedad supone el convivir y realizar actividades del hombre conjuntamente, implicando un determinado grado de cooperación y también de comunicación. Por ello si nos referimos al término de sociedad significa implicar de una manera obligada el hablar de vínculos, dado que los hombres son seres sociales y por ello para poder expresar lo que siente, piensa o sus ideas tiene que comunicarse con los otros integrantes de la sociedad. Estos vínculos podrían ser desorganizados u organizados. Por ello, si hablamos de sociedad tenemos que hablar también de la educación.

 Por lo expuesto anteriormente, podemos afirmar que entre la educación y la sociedad existe una relación muy estrecha con una interdependencia, ya que la educación es el transcurso para formarse y está dirigida a el desarrollo de habilidades morales, afectivas e intelectuales de los individuos de acuerdo con la sociedad en la que viven. 

La educación de las personas es efectuada en los colegios y en el núcleo familiar. Por ello, el modelo que se elija para educar va a depender mucho de la sociedad que se esté dando en ese momento, del ambiente cultural y social del que formamos parte. La educación está en un constante cambio dado que si esto no fuese así estaría muy lejos de la sociedad y se quedaría obsoleta.

 En la actualidad nos encontramos en un mundo en el que existe una revolución de la tecnología y por ello debemos de amoldarnos a ella para no alejarnos de la sociedad. Por eso en los centros educativos se puede observar que a través de la habilidad digital se está intentando introducir al estudiante en dicha revolución. 

Al margen de todo esto, también hay que formar a los alumnos tanto moralmente como con una actitud crítica para que sean capaces de enfrentar las nuevas tecnologías en la actualidad y los cambios sociales que se producen. Dicha formación moral no solamente se basa en lo que se imparta en los centros educativos, también las familias deben de promoverla, ya que si las familias no la promueven de poco sirve que en los centros educativos sí que se promueva y se les forme para el mundo que les rodea.

Referencias:

 https://eduvirtual.cuc.edu.co/moodle/mod/forum/discuss.php?d=142631&lang=pt_br

https://es.slideshare.net/cristinacantos/relacion-entre-educacion-y-sociedad

Lorena del Viso Cordero 

2ºA de Educación Primaria. Lorena.viso@alu.uclm.es

miércoles, 1 de junio de 2022

Encuesta a padres sobre el uso de las redes sociales e internet en los menores.

 A raíz de un trabajo universitario, realicé una encuesta entre marzo y abril en la zona de Santa María de Benquerencia en Toledo. Dicho estudio se centró en conocer datos aproximados sobre el uso que realizan los menores de las redes sociales y de internet, tanto de forma autónoma como también gestionado por los padres. El perfil de participantes que busqué para la muestra  fueron padres con niños de 3 a 12 años, cuya muestra final contó con 20 usuarios. Para recoger las respuestas, utilicé el formato Google Forms donde creé la encuesta de forma anónima. 

A continuación, comentaré y analizaré las respuestas de los adultos observando las gráficas y comentarios que se han realizado.

La encuesta es la siguiente, donde podéis observar las preguntas: https://forms.gle/yrSKu3Q3iPqgk49x6

  1.  

  1. En esta pregunta hay diversos resultados, cuyas edades mencionadas son los siguientes: 2-3, 4-5, 6, 9 y 10-11 años. Antes de comentar las edades más respondidas, cabe mencionar que mayoritariamente el uso es de internet, apenas conocen las redes sociales a edades tan tempranas. 

Dicho esto, las edades de comienzo más comunes han sido entre los 10-11 años y los 2-3 años. Desde mi punto de vista y teniendo en cuenta los diversos factores que se pueden presentar (diferentes recursos, diversa gestión…), considero excesivo que los niños y niñas comiencen a experimentar con internet a edades tan pequeñas como en el caso de los 2 años puesto que pueden crear un hábito y no apreciar su alrededor. Es decir, puede provocar una disminución del deseo, interés y curiosidad del niño por explorar e interactuar con su entorno como consecuencia de preferir el internet, cabiendo la posibilidad de llegar a crear dependencia. Esto es muy importante porque son las edades claves de desarrollo del niño y en las cuales necesita de su entorno para aprender y adquirir nuevas habilidades, tanto cognitivas como motrices. Sin embargo, me tranquiliza ver que la segunda respuesta más común han sido las edades de 10 y 11 años. 

  1. Entre los recursos cibernéticos más utilizados encontramos Youtube seguido de los juegos online, Youtube Kids, Comunidad Clan, TikTok y Whatsapp. El resto son menos usuales, como Instagram, el correo del colegio y las páginas de tareas infantiles. Encuentro curioso que sea más frecuente el uso de Youtube antes que de Youtube Kids o Comunidad Clan, las cuales, al contrario que el primero; se realizaron y adaptaron específicamente para niños de corta edad, ya que cuenta con censuras y controles infantiles para evitar que indaguen en espacios o ámbitos inadecuados para los pequeños. Los juegos online son un medio de entretenimiento bastante divertido que es muy frecuente entre los infantes y los cuales son adecuados si no se abusa de ellos.

  1. Esta pregunta se relaciona directamente con la anterior por lo que los resultados son los mismos.

  1. Podemos observar que un 55% de los padres que han respondido supervisan a sus hijos cuando interactúan en la red mientras que el 45% restante ha respondido “A veces”. Desde mi punto de vista, el resultado general me agrada ya que la mayoría de los padres prestan atención a sus hijos casi siempre al indagar en internet y así pueden evitar que realicen cosas inadecuadas, reciban acoso o observen cosas indecentes para su edad, entre otros.

 

  1. A pesar de haber diversidad en el resultado de la pregunta 6, nos encontramos con una gran mayoría (70%) de padres y madres cuya respuesta ha sido que siempre están al día de las interacciones de sus hijos. Veo correcto que sean conscientes de los actos de sus hijos ya que es otra forma de controlar sus comportamientos dentro de internet. Sin embargo, no podemos ignorar el resto de respuestas: 10% “No, nunca”, 10% “A veces” y el otro 10% “No lo sé”. Considero fundamental saber al menos una gran parte de los movimientos de los menores en internet pues no sabemos qué pueden encontrarse, investigar, ni si están violando la netiqueta, nunca debemos olvidar la importancia de proteger a nuestros hijos y a los demás de verse afectados por conductas inadecuadas.

Además, el hecho de revisar el historial de internet es algo sencillo de hacer y no es necesario preguntarles. directamente

 

  1. Esta pregunta es una de las más interesantes para mi, ya que es algo muy hablado y criticado hoy en día puesto que son comportamientos que se ven de forma frecuente. Cabe destacar que esta pregunta no se dirige a los infantes sino a los padres. Al analizar los resultados nos damos cuenta de que hay un gran porcentaje de personas que lo han hecho alguna vez: 40% “A veces” y 40% “Sí”. Considero que no es la forma correcta de “ganar tiempo” o evitar que “te moleste” tu hijo para poder hacer tus cosas, ya que es un error pues acostumbran al niño a ello y no estamos pendientes de lo que puedan estar haciendo en el ciberespacio. En este momento aumentan las posibilidades por parte de los niños de correr los riesgos mencionados o cometerlos, ya que no son suficientemente conscientes de las consecuencias que eso conlleva. No obstante, me alegra que hayan un 15% que no comparte esta opinión y se deciden por otras opciones.

  1. Como era predecible, todos los padres conocen el concepto de “Ciberbullying”, ya que es uno de los riesgos más comunes y de los que más información encontramos. Tras este, los más frecuentes son el “Sexting” y el “Sharenting”, siendo “Oversharing” el menos conocido entre los padres. Además, cabe mencionar que todos los riesgos han sido reconocidos por unas u otras personas, pero considero importante que sean informados de todos los riesgos o de su mayoría. 

  1. Uno de los riesgos para los niños provocado por los padres es el “Sharenting”, cada vez más visto en las redes sociales. Muchos padres son partidarios de compartir a sus hijos en las redes sociales, ya sea por fotos o vídeos, lo cual pone en peligro a los mismos. Esto se puede observar en redes sociales como Instagram, Whatsapp o TikTok sobre todo. Sin embargo, observamos un resultado muy igualado ya que un 55% no lo hace, pero el 45% restante sí. Me han sorprendido las respuestas ya que esperaba una mayor parte de padres que comparten fotos de sus hijos puesto que se está volviendo común.

  1. En esta pregunta se observa que la mayoría advierte a sus hijos sobre los riesgos que se pueden encontrar y cómo evitarlos, por lo tanto creo que es una buena respuesta en general. Desde mi punto de vista, es fundamental que los niños sepan a qué peligros están expuestos y como evitar tanto que lo hagan como que se vean afectados por ello. No comparto la decisión del 30% que han respondido “no” porque deberían dar más importancia a este aspecto para proteger a sus hijos.

  1. Por lo general hay un buen resultado en esta cuestión, únicamente un 10% de padres no están pendientes, lo cual aunque sea un porcentaje mínimo también es alarmante. Los padres deben concienciarse de lo que suponen cada uno de los riesgos mencionados y evitarlos.

  1. Considero importante la gestión del tiempo de uso de internet para evitar dependencias, conductas y/o hábitos inadecuados en los pequeños. En estas respuestas se observa que por lo general se gestiona el horario bastante bien, ya que nadie ha respondido “No”. 

  1. La mayoría de participantes han contestado de 1 a 2 horas, lo cual me parece un horario correcto y adaptado a la edad. Sin embargo, encontramos variedad de respuestas, con un tiempo máximo de 3 horas y algunas respuestas diferentes como “solo fines de semanas” o “apagar el wifi por la tarde/noche”, cuyas dos últimas opciones también considero adecuadas. 

  1. Desafortunadamente, nos encontramos con un porcentaje del 55% de padres y madres que han observado comportamientos incorrectos en sus hijos al dejar de utilizar el internet por obligación. Esto es uno de los primeros síntomas principales de la dependencia a internet, por lo que hay que corregirlo y evitarlo al contemplar una conducta parecida por primera vez. Se debe tener en cuenta que los niños de edad temprana no saben controlar esas dependencias y el internet es un gran entretenimiento sin límites para ellos. 

  1. Esta pregunta se relaciona directamente con la anterior, pues también son consecuencias del internet. Los hábitos cotidianos son fundamentales y en edades tan pequeñas, estos están en mitad del proceso de adquisición, por lo que es importante que no se vean obstaculizados. Por ejemplo, el niño puede perder el apetito o comer menos porque después de comer va a indagar en internet o pueden no realizar hábitos de aseo por pasar más tiempo en internet, lo cual debe ser controlado por los padres. En este caso, se puede ver que la mayoría han respondido que no ha afectado nada a sus hijos, mientras que el resto (40%) han contestado que sí les ha afectado. En mi opinión, es un porcentaje más elevado de lo que nos gustaría ya que se puede hacer un buen uso de internet sin abusar de ello ni verse afectado y los niños no son capaces de entender lo que puede provocarles el uso excesivo de internet, por lo que el papel de los padres es gestionarlo. 
  2. Esta es otra de las preguntas que encuentro más interesantes, ya que por desgracia algunos niños desarrollan dependencias y eso conlleva sus consecuencias, pudiendo afectarles en ámbitos importantes como la escuela, la sociedad o la familia e incluso en su propio desarrollo. Sin embargo, en este caso casi ninguno de los niños de los participantes han creado dependencia, por lo tanto deben de estar realizando un buen uso de la red sin excesos.

  1. Los niños a estas edades suelen jugar en la calle con sus amigos, ya sea en el colegio, en el parque, en un espacio infantil, etc. Sin embargo, siendo otro síntoma de dependencia, nos encontramos con algunos que empiezan a dejar de querer salir a la calle para interactuar por internet en casa. En este caso, un 50% de ellos prefieren salir a jugar y un 40% no tienen preferencia, es decir, les gusta hacer ambas cosas por igual. No obstante, encontramos un 10% que disfrutan más con internet y los padres deben tenerlo en cuenta para que no vaya a más pues puede provocar aislamiento social. 

  1. Esta cuestión se realizó con el objetivo de conocer las reacciones de los padres ante experiencias reales de un mal uso de internet por parte de sus hijos, la cual cuenta con respuesta libre y opcional para poder observar los actos de los mismos ante estas situaciones. Por lo general, los niños cuentan con un control parental mientras indagan en internet, esto es una muy buena opción para evitarlo. En otros casos, han desinstalado la aplicación cuando ha ocurrido o solo se les permite ver canciones y dibujos. Los demás no han vivido experiencias cercanas, pero hay una persona que ha querido dar una vivencia más concreta e interesante, la cual observaremos en la imagen como ejemplo. Considero que los resultados de esta cuestión han sido buenos y adecuados.

           

  1. La siguiente cuestión fue realizada con el objetivo de conocer cual es la mayor ventaja y desventaja de internet y las redes sociales según los padres. En cuanto al resultado, la mayoría coincide en que el mayor beneficio es encontrar información seguido del entretenimiento, como también en que la mayor desventaja es crear dependencia y el aislamiento social, además de la exposición a contenidos inapropiados y los riesgos. No obstante, el resto también han sido seleccionados al menos una vez.