martes, 5 de mayo de 2015

Lo verdaderamente importante

La tarde un niño debe estar muy bien distribuida con un horario fijo para sus actividades extraescolares  y para las tareas que la maestra le ha mandado, esto es lo que diría una madre de un niño o niña que va a cualquier colegio.

Pero yo me paro a pensar que  si de verdad un niño después de una larga jornada lectiva es necesario que se lleve dos hojas de matemáticas, dos hojas de lengua, una hoja de inglés… ¿Cuándo juegan los niños?

Pero a las madres no les basta con que el niño vaya al cole sino que pretenden que se pasen la mayoría de las tardes con actividades que  creen enriquecedoras para ellos, y no estoy diciendo que no lo sean, pero  lo que yo digo es que hay que pararnos a  pensar si muchas de las actividades a las que los niños y niñas se apuntan están aprovechándolas ya que después de una larga mañana más dos horas de tareas  en casa, más una hora que apunto a mi hija o hijo  a  inglés tiene tiempo para otras cosas que para mí son fundamentales.

Un niño o niña  debe experimentar, manipular, interaccionar, y hacer muchas más cosas que le permitan desarrollarse íntegramente, por eso yo veo como fundamental que el niño o niña juegue, que sus tardes estén un poco libres, que tenga tiempo para todo.

No tenemos que poner un horario, no tenemos que marcarle que debe hacer, no debemos  y tenemos que hacer que el niño o niña sienta que no tiene tiempo para jugar.

Muchos padres creen que el juego no es importante para los niños y niñas que lo realmente importante es que estos aprendan unos determinados conocimientos en una edad específica pero no es así y para eso también los apuntan a numerosas actividades con el fin de que sean los mejores de lo mejor. También muchos padres apuntan a sus hijos como medio de distracción no porque realmente les guste a los niños y niñas esas actividades, sino que estas actividades ellos pueden estar haciendo otras cosas.

Por último decir que la mayor fuente de aprendizaje en mi opinión es el juego porque es donde el niño se siente más libre y feliz.

"Lo importante es la felicidad de aprender, no aprender como fin en sí mismo"

Raquel Aparicio Ungría, 2º Magisterio Infantil


No hay comentarios:

Publicar un comentario