martes, 5 de mayo de 2015

El riesgo de ser maestro:


En la actualidad, ser un profesional de la enseñanza y de la educación nos lleva a mantener presiones y riesgos relacionado con la violencia que ha día de hoy encontramos en la escuela. Hace unos días, un profesor de Barcelona perdió la vida por ayudar a una compañera ya que había sido atacada por un alumno. ¿En qué sociedad vivimos? ¿Qué les está pasando a nuestros alumnos? Cada vez son más los maestros que sufren violencia verbal y no verbal de sus alumnos. Por eso, cada vez son más los maestros que sufren un índice elevado de estrés. Sin embargo, nuestra profesión está poco "valorada" por parte de la sociedad. Se ríen de la carrera de magisterio, pero  no se atreven a hacerla. Entonces, ¿por qué se quejan? Según "ellos"  nuestra labor no vale, no podemos quejarnos, parece que no tenemos derecho a nada ya que estamos haciendo "magisterio" que más queremos, según dicen. No tenemos ni voz ni voto, juegan con la educación, con nuestra educación, con la pasada y la futura. Pero no pasa nada porque tenemos muchas vacaciones, según dicen. ¿ Y ahora qué? Muchos profesores viven situaciones de las cuales son amargadas la existencia por los alumnos, sí aquellos alumnos que van a "aprender" pero que van a amargar la existencia. Está claro, que hay profesores malos, que no realicen bien su trabajo, pero como en esta profesión en todas. Pero, ¿Y a los docentes buenos? 

Yo como futura docente tengo miedo, miedo porque parece que somos los "malos". Si intentamos corregir a un alumno sobre su error, los padres se nos echan encima. No todos está claro. Pero esta es la realidad, y cada vez a más.



Sin embargo,  me enorgullece esta profesión, cada día me siento más orgullosa, y no hace falta que no la reconozcan por sí sola, se descubre su valor. Desde aquí me compadezco por este maestro que como cualquier persona humana intentó ayudar a otra. Y es aquí donde están los valores, donde se adquieren, que es en nuestra profesión. Tiene que morir una persona para darnos cuenta de qué está pasando, y sí, yo como futura maestra tengo "miedo" con lo que me pueda llegar a encontrar, pero si no fuera por valores como estos, ¿Dónde los aprenderíamos? La escuela es el único lugar para adquirirlos, y yo seré una de las que los enseñen.

Anabel Bahamontes Esteban. 
Magisterio de Primaria 2º A

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada