lunes, 18 de mayo de 2015

La estimulación

"Mamá: no puedo parar los pensamientos que me llegan a la cabeza"

 He elegido el artículo "Mamá: no puedo parar los pensamientos que me llegan a la cabeza", no es un artículo científico pero me parece muy interesante ya que nos ofrece algunas limitaciones del conocimiento en Educación Infantil. Este artículo lo realiza "kidsandteensonline" el 24 de Febrero de 2015, el autor se encontró con un caso en el que la hija de una amiga suya, de apenas cinco años de edad, le había sorprendido con el comentario "Mamá: no puedo parar los pensamientos que me llegan a la cabeza" mientras le llevaba a un cumpleaños.

La conclusión fue que se trataba de una niña más alcanzada por lo que se denomina "sobreestimulación". Nos encontramos en la sociedad más sobreestimulada de toda la historia, hace apenas 50 años los estímulos que recibíamos del exterior eran muy limitados y moderados en relación con los que recibimos hoy en día. En nuestra sociedad, recibimos estímulos procedentes de nuestro entorno inmediato, familia, amigos y de otros medios como son la televisión o la radio, y por Internet.

En la actualidad, cualquier niño de nuestra sociedad, ha recibido muchísima más información que cualquier persona en la historia, han visto imágenes de tiranosaurios corriendo por un bosque, imágenes de animales de cualquier punto de la tierra, videos grabados por el universo… información muy difícil de manejar. El desarrollo de las nuevas tecnologías facilita la adquisición de información y por ello, hay que tener en cuenta sus limitaciones para tener un adecuado uso en las tecnologías.  Las nuevas tecnologías nos ofrecen conocimientos y estímulos dirigidos a todos los sentidos: sintetizadores, sonidos y ritmos nunca antes escuchados, alimentos procedentes de los cinco continentes…

Pero en la sociedad, los niños no solo reciben estímulos de su entorno habitual, sino que vivimos en una sociedad que enriquece y en muchas ocasiones nos empeñamos en "enriquecerlo" y llenar todo su tiempo con más actividades.

La sobreestimulación provoca "tolerancia", es decir, el organismo se acostumbra a recibir sus dosis de estímulos hasta llegar un momento en el que tal dosis no le satisface, entonces se busca una dosis mayor. Los niños que viven este efecto se hacen menos sensibles a los estímulos y esto provoca hiperactividad o desmotivación mientras su imaginación y creatividad se van mermando.

En nuestra sociedad, tenemos muchas formas de entretenimiento, entre ellas las nuevas tecnologías realizan un papel de entretenimiento o de ocio… Puede parecer algo paradójico, pero en algunas ocasiones es necesario que los niños tengan tiempo para "aburrirse", realizar actividades que no estén tan controladas por normas rígidas y que ellos mismos con el conocimiento y creatividad que tienen sean capaces de crear sus propias estructuras y parámetros.

Definiría el aburrimiento como la ausencia de motivación que incite a la acción física o mental. Así pues, si un niño se aburre y desea actuar tendrá que terminar encontrando o creando sus propias motivaciones. Sentado frente a una mesa y con una caja llena de pinzas de tender la ropa, organizará una carrera de coches, desarrollará una batalla o realizará algún tipo de construcción.

En conclusión, vivimos en una sociedad de conocimiento, en la que recibimos estímulos constantemente y nos ofrece multitudes de oportunidades, nos facilita la información y fomenta nuestra formación. Las nuevas tecnologías han influido de manera positiva en la sociedad, su desarrollo nos ofrece conocimiento. Hoy en día, se pueden producir algunos casos de sobreestimulación ya que en nuestra sociedad recibimos estímulos procedentes de nuestro entorno inmediato, familia, amigos y de otros medios como son la televisión o la radio…Por lo que hay que tener en cuenta las limitaciones de conocimiento en los niños, en Educación Infantil.

Esta información está sacada de la página:

Alumna: Cristina Díaz Cogolludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario