miércoles, 13 de mayo de 2020

"El libro digital, ¿un enemigo para el libro de texto en papel?"


Actualmente, los libros de texto en papel están siendo sustituidos por medios tecnológicos como los libros digitales, pero la cuestión es si garantizan la calidad en la educación o, por el contrario, hacen que esa calidad se pierda.
Varios profesores que los usan en el aula afirman que despierta gran interés a los alumnos y, por tanto, les motiva a prestar atención y realizar las tareas y quita peso de la mochila al tener todos los libros de manera digital en el dispositivo electrónico. Sin embargo, debido a la brecha digital visible en nuestros días, no podemos asumir que en todos los centros educativos se puedan introducir los libros digitales, ya que cabe la posibilidad de que el centro no tenga los suficientes ingresos para comprar y aportar los dispositivos con conexión a Internet a cada alumno, además de que puede que existan alumnos que no puedan permitirse contratar una conexión a Internet en casa y no todos los libros de texto han sido trasladados a formato digital, lo que cierra puertas en su elección.
Los padres creen que sus hijos pueden dejar de prestar atención en el aula por el simple hecho de poseer un dispositivo electrónico en sus manos y, por tanto, muchos están en contra de su introducción en la educación. 
Lo cierto es que los libros de texto en papel predominan en las aulas cuyos centros educativos llevan a cabo proyectos basados en tecnología, por lo que pueden coexistir con los libros digitales.
«La lectura en pantalla modifica la comprensión del texto y el propio ejercicio de la lectura. Sin embargo, el libro permite situar donde estás en relación al conjunto del texto (lo hecho y lo pendiente), distrae menos porque carece de enlaces y, además, rompe con las dinámicas de lectura digital que se forman habitualmente con lecturas donde la concentración requerida es menor: noticias, mensajería, redes sociales.... Todos damos por supuesto que en las pantallas se puede leer rápido y en diagonal porque hay miles de otras pantallas a continuación. Un libro es un objeto con final» (Del padre al Ipad, Ubieto).
Por su parte, los padres de los niños muestran su confianza en los libros de texto en papel ya que, según afirman, pueden conocer los contenidos enseñados en la escuela y así ayudarlos de una forma más idónea.

Como conclusión destacamos que puede existir una convivencia entre los libros de texto en papel y los digitales, aunque está claro que los últimos son cada vez más reconocidos y relevantes en el aula.
Jennyfer Ruiz Pulido
2º Magisterio de Primaria

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por contribuir con sus comentarios a las entradas de nuestra Revista Digital.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.