viernes, 19 de mayo de 2017

El Tutor y la Familia ante la Gran Pantalla


Desde que en 1956 se produjera la primera emisión de la televisión en España, este aparato se ha convertido en un aparato muy importante y prácticamente imprescindible para nuestras vidas. Ver programas de televisión puede ayudar a adquirir nuevos conocimientos, siempre y cuando los programas que vean sean educativos y los vean reguladamente.
El niño aprende por observación, imitación y por experimentación. Por lo tanto, la televisión es un medio de gran importancia para el niño ya que la mayoría de cosas que el niño vea por la pantalla serán imitadas posteriormente en su vida cotidiana. No obstante, considero que para que el niño haga un uso adecuado y correcto de la televisión, tanto sus padres como el maestro del colegio deben encargarse de enseñar los valores adecuados y aconsejables. Si  no ocurre este proceso, los niños podrían tener una serie de efectos negativos. Algunos de estos efectos son que el abuso de la gran pantalla puede provocar estilos de vida sedentarios,  que los niños vean imágenes o programas no adecuados a la edad de los niños, sufrir bullying ya que el resto de niños mientras se relacionan por ejemplo en el parque el otro niño está apartado, problemas de salud, sacar malos resultados académicos, pérdida de juegos tradicionales. También creo que es importante que los niños sepan distinguir entre los distintos tipos de programas de televisión que hay en emisión y cuáles son los que más les conviene ver. Encontramos los siguientes tipos de programación:
  •  Comercial: Su fin es promover el consumo en la sociedad
  •  Cultural: Su fin es la divulgación de las artes y de las ciencias. Suele ir dirigido a un amplio público.
  •  Educativa: Es un tipo de programación que enriquece el proceso de enseñanza- aprendizaje. Suele ir dirigido a públicos más específicos.
  •  Telebasura: En los últimos años ha acaparado un gran espacio de la programación de la gran pantalla.

Como futuros docentes debemos saber que hay muchas funciones que los profesores comparten con los padres, como pueden ser la advertencia de ver programas adecuados para su edad, no hacer un uso excesivo de la televisión, fomentar otras actividades como pueden ser juegos tradicionales o salir a pasear. Advertir de que muchas de las cosas que se ven en televisión son ficticias y no se pueden llevar a cabo en la vida cotidiana.
Por otra parte el profesor debe intentar que los alumnos sean críticos a la hora de ver algo en la gran pantalla, por ejemplo después de ver algo en la televisión, realizar conjuntamente un debate o un juicio crítico para llegar a una conclusión final y válida.
Finalmente, debemos saber que este medio de comunicación puede ser muy útil y beneficioso si sabemos cómo utilizarlo. Por lo tanto, os animo a todos a que como futuros docentes estemos concienciados de los contenidos y valores que hay que transmitir a los alumnos acerca de la televisión.

Rodrigo Escobar Villajos
2ºA Magisterio Primaria

No hay comentarios:

Publicar un comentario