martes, 16 de mayo de 2017

EL AULA, UN ESCENARIO PERFECTO PARA EL TRABAJO EN EQUIPO

En el aula es muy importante que los alumnos aprendan a trabajar en equipos o pequeños grupos de trabajo.

El trabajo en equipo significa la consecución de metas comunes, no implica estar reunidos en un mismo espacio y momento, sino en compartir formas de trabajo e intereses, en una adecuada y coordinada colaboración entre los integrantes del grupo que permita solucionar problemas en común para alcanzar los objetivos propuestos.  

El trabajo en grupo compensa las fortalezas y debilidades de todo el conjunto, pues se buscan métodos en común para mejorar la dinámica y se ponen en marcha diferentes principios de actuación.

El trabajo en equipo debe lograr una buena comunicación y mantener el respeto por el intercambio de ideas así como el acuerdo de las acciones emprendidas para la adecuada construcción del trabajo final. El grupo debe actuar siempre en consenso.

El liderazgo debe estar distribuido, todos los miembros han de facilitar el proceso grupal, entender sus roles y saber cómo ayudarse mutuamente. El trabajo en grupo ayuda a mejorar las relaciones interpersonales, por lo que se debe promover un ambiente donde todos los participantes presten su ayuda desintersadamente.

La acción grupal suele ser más segura por la mezcla y combinación de diferentes opiniones y puntos de vista individuales.

Siempre se debe apoyar la participación igualitaria de todos los miembros del grupo a través de sus ideas y opiniones.

El trabajo en equipo permite que los individuos no tengan que preocuparse por tareas que no dominan, puesto que las habilidades y talentos de cada miembro se complementan para conseguir alcanzar  el objetivo propuesto.

El trabajo individual aumenta tanto las responsabilidades como la carga de trabajo y esto puede provocar un aumento de estrés, por lo que el trabajo en equipo te permite que tanto las tareas como las responsabilidades se repartan.

No es trabajo en equipo si la participación de los integrantes del grupo está desequilibrada, si cada persona se preocupa por alcanzar sus propias metas, si no existe comunicación entre ellos o no existe confianza en los demás miembros, si existe una competencia no sana entre individuos o si existen faltas de respeto hacia su trabajo.

El maestro siempre deberá reconocer la labor y los logros conseguidos, pues para todos nosotros es muy enriquecedor que se reconozca el trabajo bien hecho. Como futuros docentes hay que saber apreciar el trabajo individual de cada uno de los miembros.

Un buen trabajo en equipo se consigue con: una buena comunicación, coordinación, compromiso, complementariedad y confianza.


Blanca González Pérez
Magisterio de Primaria 2ºA

blanca_gonzape@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario