viernes, 6 de mayo de 2016

NIÑOS ESTRESADOS

            ¿Mi hijo? Mi hijo está hecho un mozo. Es tan responsable y obediente... Madruga todos los días, sea lunes o domingo, y si no lo hace, ya le despierto yo. Hasta las 4 está en el colegio. Es bilingüe, claro... y religioso, que tiene que "creer", pero también da ética, que tiene que "entender". Y estudia ciencias, en español e inglés, que quiero que sea médico... que sea algo importante. Algunas tardes va a inglés, que aprenda idiomas. Otras, a tenis, que aunque no le guste es un buen deporte. Y, otros días, va a informática. Los viernes a solfeo, que quizás se me haga músico. ¡Qué artista es mi niño! El resto del tiempo a estudiar y a hacer deberes.

            Niño, estudia... Nene, haz la tarea, adelanta trabajo. Hijo, lee este libro. Guapo, lee este otro. ¿No te gustan? No importa, hay que leerlos. Ale, ahora a jugar con el ordenador, que también necesitas tiempo libre. Nene, ahora haz la cama. Recoge tu habitación. ¡Ayúdame en la casa! Bueno... no, mejor no, mamá te lo hace, que tú no sabes. Nene, no te tires al suelo. ¡Levántate, te vas a ensuciar! No te juntes con ese niño... ¡Ten cuidado, te vas a manchar con la comida! No corras por el parque, que te vas a tropezar. Deja de tocar la arena, te vas a ensuciar. ¡No saltes! ¡Estate quieto! Agárrate a mi mano y no te sueltes. Así, muy bien, aquí sentadito. No te muevas de mi lado. Calladito y quietecito, como debe ser.

            "Han pasado tantos años, hijo. Mírate... ¡20 años! Echo de menos cuando eras un niño..."

            ¿Cuándo? ¿Cuándo son "niños" los niños de hoy en día? ¿Dónde queda esa época de la que todo el mundo hablaba? Una época sin preocupaciones, una época de la que nuestros padres cuentan maravillas, un mundo sin límites... ¿Cuántas veces habremos oído decir "no quieras crecer, ya tendrás tiempo de ser mayor, aprovecha tu niñez"? ¿Realmente los niños disfrutan de ser niños?

            Déjale dormir 8, 9, 12 horas... las que quiera, puede que nunca pueda volver a hacerlo.  Déjale elegir: que practique el deporte que quiera, que lea lo que quiera, que aprenda el idioma que quiera... y si no lo hace, ¿qué más da? Ya lo hará. Déjale que aprenda haciendo, que sea libre de hacer y deshacer a su antojo, que se equivoque cuanto quiera, que acierte cuanto pueda. ¿Estudiar, hacer deberes, clases extraescolares? ¿Dónde está el tiempo para jugar, para dibujar, para crear, para imaginar...? No le hagas depender de pantallas, no hagas que dependa de ti, no hagas que dependa del mundo. Que sea el mundo el que esté a su disposición: que lo observe, que lo explore, que lo invente... Déjale gritar, correr, saltar, mancharse. ¡Es un niño! Si no lo hace ahora, nunca lo hará.

            No les cortemos las alas, dejémosles volar. Ya habrá tiempo para todo lo demás. Su vida solo acaba de empezar.


MARTA SAAVEDRA MATEO. 
2º EDUCACIÓN INFANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada