miércoles, 18 de mayo de 2016

EL PAPEL QUE LA EDUCACIÓN MERECE


Como ya sabemos la sociedad está constituida por un conjunto de personas que habitan un territorio, que hablan un mismo idioma y tienen una misma cultura.

La educación es el motor que impulsa el desarrollo de toda sociedad, pero no obstante, es lamentable ver como se le da el último lugar en alguna sociedad, principalmente en la nuestra.

No puede existir una buena sociedad, sino existe una buena educación.

La sociedad y la educación forman el carácter de la persona.

Una buena educación depende de aquello que la sociedad quiera conceder y admitir en el momento más importante, según sus ideales y posibilidades de acción. La investigación sobre educación y sociedad se refiere fundamentalmente a la relación de la educación con las necesidades de bienestar y calidad de vida de la persona, de desarrollo y progreso de la sociedad y con los desafíos del mundo contemporáneo, en función tanto del dinamismo del desarrollo científico y tecnológico, como de la ampliación de los requerimientos de socialización y participación activa en la vida ciudadana.

Considero y es una opinión ampliamente extendida que la educación está infravalorada, y la profesión de educador o profesor un tanto de lo mismo, ya que viene de la mano. Hace un tiempo leí un estudio que decía algo así como qué sería mejor para que avanzara la sociedad en su conjunto, si educar más en conocimientos o si hacerlo en valores, se apuntaba que lo prioritario era esto último ya que el conocimiento sin valores como el compartir, el usarlo para alcanzar un bien común, utilizarlo para un fin social o de alguna manera apoyar o servir de ayuda a otra persona, serviría para muy poco. Comparto este punto de vista y soy de los que piensan que educar en valores es tan importante como educar en conocimientos, sino más. 

Siguiendo con lo de que la educación no se le da la importancia que se merece es una pena, ya que a través de ella se educa y encamina a los futuros estudiantes y profesionales de las otras ramas y ciencias existentes. Esperemos que dentro de no mucho se pueda hablar de magisterio y de la educación con orgullo, siendo este el sustento y pilar principal de la sociedad, y no como algo en lo que se trabaja porque “hay muchas vacaciones” o porque es “fácil de estudiar” relegándolo a un papel secundario.

DANIEL GARCÍA DE DIEGO


No hay comentarios:

Publicar un comentario