miércoles, 11 de mayo de 2016

NECESIDAD DE LA EDUCACIÓN EMOCIONAL EN LAS ESCUELAS

Tradicionalmente, la formación escolar se ha basado en la enseñanza de una serie de conocimientos académicos relacionados con los contenidos con los que las leyes han conformado las asignaturas, independientemente de que fueran teóricos o prácticos, pero, generalmente, en las escuelas se ha hecho poco hincapié en educar en valores sociales y morales a los alumnos. Con esto me refiero a la ausencia de materias como tal cuyo fin sea el desarrollo personal de los individuos desde el punto de vista social, en otras palabras, en el colegio no existe ninguna asignatura que se encargue específicamente de enseñar a los niños a ser ciudadanos y a que sepan desarrollar la respuesta más adecuada ante los problemas que puedan surgir en su futuro sino que esa tarea se lleva a cabo de forma espontánea por el profesor cuando se dan conflictos que afectan a la convivencia en el aula. 

Los niños del presente son las generaciones del futuro; los centros educativos deben asegurarse de ofrecerles y aportarles una educación completa en los dos ámbitos expuestos anteriormente adecuada a su edad y que comience desde pequeños. Una de las propuestas que hago para conseguirlo sería la implantación en el horario escolar de una asignatura que enseñara educación emocional.

"La educación emocional es una forma de prevención primaria inespecífica, consistente en intentar minimizar la vulnerabilidad a las disfunciones o prevenir su ocurrencia. Cuando todavía no hay disfunción, la prevención primaria tiende a confluir con la educación para maximizar las tendencias constructivas y minimizar las destructivas" (Mayer y Salovey, 1997; Saarni, 1988). Partiendo de que en el proceso educativo se da una educación formal constante pero improvisada y no oficial y que esta depende de las experiencias vitales que los sujetos hayan tenido, se puede afirmar que la competencia que ganan los niños en este aspecto en el colegio es tan escasa y pobre que no van a tener una base establecida mediante la cual ser capaces de resolver conflictos emocionales y sentimentales de manera autónoma.

Hace un tiempo que llevo reflexionando acerca de la falta de la instauración de la educación emocional en el colegio y de la necesidad que los niños tienen de ser competentes en ella. Comencé con este tipo de cuestiones cuando al no saber cómo solucionar una situación que había surgido en mi vida, leí un texto de una página web dedicada a la educación emocional que hablaba sobre los sentimientos negativos (como la tristeza, el dolor o el sufrimiento) y sobre cómo enfocarlos a los niños. El caso es que lo que encontré en aquellas palabras me sirvió de gran ayuda con el problema que había tenido y entonces pensé en lo importante que es tener ciertos conocimientos generales y personales sobre las emociones y los sentimientos desde pequeños para que cuando surjan los obstáculos en la vida, se puedan manejar mejor y de manera madura las circunstancias dadas. Especificando en el sentimiento de tristeza y en el texto que de este trataba, se exponían consejos para que los niños se liberaran del dolor y no cayeran en depresiones como por ejemplo llorar cuando hiciera fatal, hablar sobre el problema con personas de confianza e intentar no ser negativo. Si un texto en el que se recoge cómo enseñar a asimilar un sentimiento tan fuerte como es la tristeza y que puede desembocar en graves consecuencias está destinado a los niños y es capaz de ayudar a personas adultas, ¿no sería mejor trasmitir este aprendizaje emocional en la escuela, que es la encargada de la formación total y completa de los pequeños, para evitar que las malas situaciones relacionadas con este ámbito se agravaran? Principalmente, apoyo que desde el colegio se enseñe educación emocional de un método tan serio como se podrían explicar las matemáticas o la lengua para fomentar la autonomía y el desarrollo personal del alumno. Es muy útil porque en muchas ocasiones en el futuro llegarán conflictos emocionales a la vida de estos niños y entonces, ¿ellos sabrán cómo superarlos?

Desde mi punto de vista, la educación emocional está muy relacionada con la asignatura de Educación y Sociedad puesto que sus técnicas de enseñanza pueden mejorarse desde la pedagogía y porque el tema de los sentimientos va ligado a la socialización de los individuos y a la adecuada relación que han de mantener.

NATALIA JIMÉNEZ DE LA VEGA – 
2ºA Magisterio de Educación Primaria
Dirección electrónica de la imagen: www.guiainfantil.com/servicios/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada