domingo, 8 de mayo de 2016

La familia como agente socializador

El proceso de socialización consiste en una continua transmisión de valores, actitudes, intereses y objetivos. Este proceso tiene como fin la adquisición de una cultura por parte del individuo así como su integración en la misma.
Durante los primeros años de vida son muy importantes las experiencias del niño para su correcto desarrollo social. Para que eso suceda se debe dar un ambiente acogedor y seguro.
La familia es el principal agente de socialización para el niño, contribuyendo en su desarrollo y en su aprendizaje. Esto se debe a que son el primer contacto que el niño establece con la sociedad, sentándose así las bases de las relaciones sociales.
Cada miembro de la familia desempeña un papel socializador diferente:
·        La madre es la primera persona con la que el bebé establece relación y un vínculo de amor que hace que este se sienta acogido y seguro. Gracias a ella comienza a entender la noción del tiempo, con los ritmos de atención y cuidado que ella realiza. Además, es la que le da sentido sus primeros sonidos y a partir de ahí el niño desarrolla el lenguaje.
·        El padre influye en la socialización del niño representando a la figura de autoridad y seguridad. Además, por el complejo de Edipo, este se convierte en una figura con la que el niño se identifica.
·        Los hermanos influyen en la socialización ya que son los primeros con los que el niño establece una relación de iguales. Son nexos de unión del niño con otros agentes socializadores como vecinos o amigos. Los hermanos mayores suelen adoptar un rol de cuidadores.
·        Los abuelos y tíos influyen en la socialización creando con el niño vínculos afectivos. Los abuelos son una fuente de cultura y afecto para el niño.
Además de la familia, hay una serie de factores socio-culturales que influyen en la socialización del niño, como la situación económica o el nivel cultural de su familia.
Principalmente, podríamos establecer que la familia influye en tres planos dentro de la educación del niño:   sensorial, emocional e intelectual.
Influyen en el plano sensorial ya que son los primeros en mostrarle al niño el mundo y los diferentes objetos que lo componen. En el plano intelectual, les explican dicho mundo. Y finalmente, en el plano intelectual, son los que van modelando las actitudes y el carácter del niño a través de sus propios comportamientos.
Marta Martín Luengo Ruiz
2º A Educación Primaria
Fuente de información: Sánchez Espejo, I. (2008). La familia como primer agente socializador. Cuadernos de Docencia, 1, (10).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada