viernes, 6 de mayo de 2016

En el mundo de los niños, no se golpea a las mujeres

Vivimos en un mundo en el que pensamos que los años dan la sabiduría y la madurez, y sin embargo es con cosas como esta, a través de las cuales me doy cuenta de que los adultos, tenemos mucho que aprender de los niños. Puesto que con el paso de los años, son muchas las personas que pierden la capacidad de ser respetuosos con los demás.

Desgraciadamente, en la sociedad en la que nos desenvolvemos día a día, no es raro encontrarnos con personas que ven totalmente normal controlar la vida de su pareja a través de la violencia. Normalmente los casos más desgarradores se dan del hombre a la mujer, pero aun así, ya es hora de decir basta a cualquier tipo de violencia. 

Ahora lanzo una pregunta, ¿qué pasaría si le pedimos a un niño que golpee a una niña? Pues bien, solo hace falta ver este experimento para comprobarlo.


"En el mundo de los niños, no se golpea a las mujeres".
Así, con esta gran frase, es como acaba el vídeo. Todos los niños dan respuestas muy diversas a la proposición de golpear a la niña, y alguno llega a decir que no lo hace porque está en contra de la violencia, pero a pesar de la diversidad en las respuestas, ninguno lleva a cabo la fatal proposición.

A pesar de todo esto, se me viene una pregunta a la cabeza, ¿qué habría respondido un maltratador/a si años atrás, cuando era un niño/a, le hubieran hecho la misma pregunta? Realmente no lo sé. Puede que muchos hubieran actuado de la misma forma que estos niños, bien porque realmente lo creyeran así o bien porque ya hubieran aprendido cómo mostrarse con los demás y cómo ser en la intimidad. Aun con todo esto, pienso que realmente la observación de los niños, nos hace ver que el maltrato hacia los demás lo aprenden de los adultos, ya que estos, utilizando la violencia y las amenazas, pueden acabar consiguiendo lo que quieren, mientras los que lo ven simplemente callan. 

En nuestras manos como futuros docentes, está la labor de convertir todo esto en hechos del pasado y crear un futuro, en el que todo tipo de violencia, esté extinguido. 

Así que termino como he empezado, diciendo que debemos aprender de los niños, porque la violencia no conduce a ningún sitio. 

Andrea Madariaga Rodríguez 
2ºA Primaria



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada