lunes, 6 de mayo de 2019

LA ESCUELA INCLUSIVA


El concepto de inclusión es la forma con la que la sociedad y las escuelas deben responder frente a las personas con alguna discapacidad, es decir, frente a la diversidad.


La escuela inclusiva sostiene una educación para todas y todos, consiguiendo el máximo desarrollo personal de todos. La escuela inclusiva además de garantizar que todos los niñas y niños tengan una educación, también debe garantizar que dicha educación sea de calidad con igualdad de oportunidades y tiene que ser igual y justa para todos.

Aunque no es suficiente que la inclusión exista en el contexto educativo, sino que también debe estar presente en el contexto social, donde haya espacios en los que todos podamos vivir y aprender todos juntos, y los materiales estén adaptados a todos.

La escuela inclusiva debe construir espacios que faciliten el aprendizaje y den gran importancia a la convivencia, comunicación, comprensión y relación hacia los demás. Todos los alumnos y alumnas serán incluidos en aulas y grupos de trabajo heterogéneos y se trabajará con un consejo educativo heterogéneo. Además, hay que tener en cuenta la importancia de una intervención temprana para conseguir unos mejores resultados.

Uno de los mejores métodos para resolver algunos problemas que se encuentran en la escuela inclusiva es la participación de las familias y también favorece y mejora los aprendizajes del alumnado, por lo que la participación de las familias en el aprendizaje obligatorio, es decir, desde la educación infantil hasta la mayoría de edad, es decisiva.

Se deberían de construir itinerarios comprensivos, flexibles y diversos, que ayuden a adquirir las competencias mínimas la acreditación y de esta forma poder continuar su formación a lo largo de su vida.

Stefana Maria Hariga.
2º de Magisterio Infantil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por contribuir con sus comentarios a las entradas de nuestra Revista Digital.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.