jueves, 23 de mayo de 2019

Reflexión sobre el maltrato infantil



Todos en la escuela hemos visto como en algún momento u otro se pegaba a algún compañero o como un padre pegaba a su hijo por el simple hecho de no sacar buenas notas, por ejemplo.

 A continuación, enlazo dos vídeos en los que se ve por un lado un claro ejemplo de una recreación de maltrato psicológico de un padre a su hijo por no rendir lo suficiente en el fútbol, y por otro lado he seleccionado un fragmento de una serie en la que se ven claros ejemplos de maltrato físico que sufre una niña por parte de un padrastro.


Recreación de un caso de maltrato psicológico de un padre a un niño:



  • Caso de maltrato físico a una niña por parte de su madre y su padrastro:

En cuanto a mi experiencia personal, hará cosa de un año presencié un caso de maltrato tanto físico como psicológico. Yo practico atletismo y un día en una carrera de niños de 6 años un chico iba ganando a otro y el padre le empezó a decir: "eres un mierda, ¿así piensas ganarte la vida?, vamos ya está bien que te gane ese inútil" …" Y el padre del otro niño oyó todos esos comentarios y se encararon y acabaron pegándose en medio de la carrera, fue una situación realmente vergonzosa ya que tuvo que llegar la policía a separarles y todo y al final de la carrera ese señor dio un cachete a su hijo diciéndole que para lo que había hecho ese día no volvía a correr, y aunque parezcan situaciones muy lejanas las cifras muestran que hay una infinidad de casos de maltrato día a día en nuestra sociedad.

Y creo que también este maltrato ocurre por una serie de mitos que se difunden como:
  • "Los niños y las niñas pueden y seducen, a veces, a los adultos".
  • "Los padres pueden hacer con sus hijos lo que quieran y nadie se ha de meter".
  • "Hay que tener mano dura con los hijos para obtener resultados".

La familia debe ser siempre el pilar fundamental de la vida de nuestros hijos. "El niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión", señala en la Convención de los derechos del niño de Unicef.

Por ello añado algunas alternativas que he encontrado al castigo como poner límites antes de que el niño se desmadre y ofrecer un trato, una negociación. Educar con castigos o con el típico azote puede tener graves consecuencias para nuestros hijos.

Estas alternativas son:

1. Dejar claros los límites
Lo más importante es que los niños tengan claros los límites. Tienen que saber qué pueden hacer y qué no en casa y en el colegio.

2. Ayudarles a conseguir sus metas
Los padres tenemos que dar a los niños herramientas para resolver sus problemas. Debemos intentar adelantarnos a sus frustraciones.

3. Educar en positivo y sin castigos
Los padres debemos cambiar la perspectiva y valorar los comportamientos positivos de nuestros hijos. Tenemos que cambiar el "chip" y centrarnos más en lo que nuestros hijos hacen bien

4. Enséñales a pedir perdón
Nuestros hijos tienen que aprender que sus errores tienen consecuencias y tienen que pedir perdón. No basta con que lo sienta, sino que tiene que verbalizarlo, decírselo e incluso darle un beso en señal de desagravioTenemos que educar a nuestros hijos siempre en la no violencia y la resolución de conflictos

5. El autocontrol de los padres
Los padres también tenemos que aprender a controlarnos. Si la actitud de nuestro hijo nos ha llenado de ira, debemos calmarnos. Una buena idea es respirar y contar hasta 10. Por muy terrible que sea lo que han hecho, tenemos que poner freno a nuestro enfado antes de empezar a regañarles.


Jennifer Ordóñez Martín-Caro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por contribuir con sus comentarios a las entradas de nuestra Revista Digital.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.