lunes, 6 de abril de 2015

Jugar para ser iguales

A través de los juegos, niños y niñas van formando su personalidad, jugando aprenden tipos de conducta, comportamientos o a relacionarse con los demás. Por tanto, a través de estos se pueden evitar conductas sexistas en el futuro.

Permitiendo y fomentando que niños y niñas jueguen con todo tipo de juguetes, estamos ayudándolos a que aprendan más cosas, a que desarrollen más habilidades y, lo que es más importante, estamos contribuyendo a una sociedad mejor.

La elección diferenciada de juguetes típicos tanto de niños como de niñas, puede afectar el desarrollo cognitivo  y el aprendizaje social de los menores. Por ejemplo, algunos estudios, han probado que el hecho de que los niños tengan juegos de construcciones, circuitos de carreras o herramientas, facilita el aprendizaje mecánico y el desarrollo del hemisferio izquierdo del cerebro, mientras que las niñas,  no lo desarrollarán de igual forma acostumbran a jugar con utensilios de cocina o maquillajes.

Este hecho, imperceptible de pequeños, parece que influye socialmente más tarde en la elección por ejemplo, de algunas carreras más técnicas por parte de los chicos y estudios sociales o humanísticos por parte de las chicas.

Como profesionales en educación, debemos tener en cuenta varios factores a la hora de intervenir y erradicar tendencias sexistas en los juegos y los juguetes:

-          Debemos saber que cualquier juguete, usado correctamente puede ayudar a padres y educadores en la lucha contra el sexismo. Por eso hemos de considerarlo como un recurso para eliminar diferencias de género.

-          Una de las consecuencias sociales de los juguetes sexistas es la perpetuación y la jerarquización de roles: el masculino, caracterizado por el poder y la fuerza, y el femenino, por la debilidad y la belleza.

-          Es más frecuente que los niños utilicen juguetes tradicionales de su sexo de una forma más dirigida y rígida porque de lo contrario puede representar un castigo social hacia estos chicos.

En conclusión, debemos elegir juguetes indistintamente para los dos sexos atendiendo a características como que desarrollen la creatividad, la curiosidad y la imaginación, que no fomenten la violencia, que favorezca la interacción entre iguales, que potencien la capacidad de pensar y que sean por supuesto motivadores y divertidos para los niños y niñas.


Jesús Muñoz Martín
2º Magisterio Primaria B

CURSO 2014-2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada