lunes, 13 de abril de 2015

Deberes, ¿sí o no?


El tema que voy a tratar va a estar relacionado con el tema que hablamos la semana pasada en la sesión de Sociología acerca de las tareas que se mandan a los niños para casa después de su larga jornada escolar.

Quizá el tema no lo enfoco desde el mismo punto de vista que se enmarcó en la clase, pero he encontrado un artículo periodístico en el periódico ABC que me ha parecido muy interesante y quiero mencionarlo.

El asunto de la noticia trata de una comparación con la educación de Finlandia, que como todos sabemos, es la educación que posee unos mejores resultados y un mayor nivel académico en los informes PISA, y nuestra educación. Se dice que en su educación sí se les mandan deberes a los chicos y en nuestra educación no se hace o no debería hacerse.

En ella hay una frase que me llama mucho la atención como futuro docente en la que voy a basarme: «Hace falta que los niños enseñen en casa lo que han aprendido en el colegio y no que enseñen en clase lo que han hecho en casa»

 Como futuro docente, mi visión sobre la forma de educar a mis alumnos parte de la idea de conseguir desarrollar todas las habilidades y conocimientos de los alumnos y de esta forma, los niños trabajen todos los contenidos de las asignaturas para crear sus conocimientos en el aula con la ayuda del profesor y se los manden tarea para después en casa para aclarar y fomentar estos conocimientos. Es importante tanto que los niños enseñen a sus padres qué dan en clase, donde los padres podrán observar que sus niños aprenden y del mismo modo importante que los niños hagan deberes para saber que lo que se dio en clase lo han aprendido.

Importante es también, para mí, la forma de los deberes, es decir, que no siempre sea realizar los deberes de manera escrita, porque creo que es un método que los niños pierden el interés cuando se les ha mandado tarea de todas las asignaturas del día. Por ello, se debe promover la utilización de las nuevas tecnologías, para los cursos más pequeños ayudados de sus padres, para la búsqueda de información y la ampliación de conocimientos. De esta forma, promoveremos una metodología más práctica y para mi opinión eficaz con la que el niño no perderá interés por las asignaturas y no se aburrirá de la misma forma, como todos nos hemos aburrido cuando se nos han mandado muchos ejercicios de matemáticas, lengua, conocimiento...

Todos los métodos de educar son correctos, para unos algunos son mejores y para otros peores, cada uno utiliza el método con el que cree que sus alumnos aprenden más. Yo como futuro docente defiendo la idea de no abandonar la metodología que se hacía hace unos años con más regularidad, tanto los trabajos individuales como colectivos, pero hago mucho hincapié en la importancia de la utilización de las nuevas tecnologías para lograr un mayor aprendizaje.



Rubén García Benito


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada