miércoles, 15 de abril de 2015

EL TUTOR Y LA FAMILIA

Quisiera iniciar mi contribución definiendo qué se entiende por tutor y familia. 

El tutor es el profesor con el cual  pasan los alumnos más horas a la semana. Es el profesor que, con una personalidad afectiva y armónicamente integrada, posee los conocimientos técnicos especiales (orientación, dinámica de grupos, evaluación...)

La familia es la estructura funcional básica donde se inicia el proceso de socialización a partir de la cual se comienza a compartir y fomentar la unidad de sus miembros, con la consiguiente aceptación, respeto y consideración.

El tutor en todo caso debe saber escuchar de forma activa, tomar decisiones tomando diferentes alternativas, ser un ejemplo a seguir para sus alumnos, dar los mejores valores de la sociedad a sus alumnos.

Las funciones más importantes que posee el tutor son informar a los padres mediante la previa recogida de información para tener un mejor conocimiento del alumno, colaborar con los padres en el proceso educativo de cada alumno y favorecer una actitud positiva y colaborativa de los padres hacia el centro educativo y motivar a sus alumnos para que el proceso enseñanza-aprendizaje les resulte más innovador y entretenido.

Para realizar buenas tutorías se deben de seguir ciertos pasos:

1) Crear un clima cálido donde tanto el tutor como los padres confíen los unos en los otros.
2) Mantener una actitud comprensiva hacia los padres.
3) Centrarse en el asunto de la tutoría utilizando un lenguaje directo y sencillo.
4) Ayudar a clarificar la situación, no imponer la solución, es decir, se debe llegar a un acuerdo sobre el tema tratado por parte de ambos.
5) Al finalizar la tutoría realizar un resumen de las ideas expuestas y de los acuerdos a los que se ha llegado.

A modo de conclusión opino que el primer lugar donde se deben educar los niños desde pequeños es en casa y a medida que van crecer se van formalizando en el colegio. Para ello se debe de educar de una manera correcta, premiando las conductas positivas e ignorando las conductas negativas y además los padres deben limitarse de realizar ciertas cosas delante de los niños porque luego éstos imitan lo que han visto en casa.

Referencias:



María del Carmen Sánchez Díaz.
2ºB. Magisterio de Educación Primaria

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada