domingo, 7 de abril de 2013

Revolución de la información y del conocimiento

En nuestra historia hemos pasado por diferentes revoluciones: la revolución agrícola, la revolución artesanal, la revolución industrial y post-industrial, y la actual revolución de la información y del conocimiento. Esta nueva revolución surge con la llegada de Internet a nuestras vidas, aunque hay que decir que esta revolución no está totalmente globalizada, muchas personas, principalmente de los países en vías de desarrollo aún no cuentan con esta serie de recursos y medios.

¿Ahora bien, estas nuevas tecnologías son beneficiosas o perjudiciales para nosotros, los seres humanos?

Desde mi punto de vista, como cualquier otro aspecto, es beneficioso si se utiliza adecuadamente y empieza a ser perjudicial cuando se hace un uso excesivo de estos medios. La utilización de estas nuevas tecnologías tiene muchas ventajas, ya que facilita nuestras vidas: nos permite buscar la información que deseamos con un solo clic, comunicarnos con personas que se encuentran en la otra punta del mundo en menos de tres segundos, contar con mayor capacidad para almacenar datos, etc.

Sin embargo, para que estas acciones se desarrollen con éxito se necesitan varias capacidades, no solo refiriéndonos a la competencia digital, si no a capacidades para la buena búsqueda y selección de la información, un pensamiento crítico y teórico, e incluso, unos valores éticos, ya que no debemos adueñarnos de artículos que no nos pertenecen ni tampoco rastrear la intimidad de otras personas.

En cuanto los riesgos que puede tener el uso abusivo de estas nuevas tecnologías puedo destacar los siguientes:
  • Riesgo de aislamiento
  • Pérdida de noción del tiempo.
  • Facilitan el acceso a materiales no adecuados y/o perjudiciales.
  • Poca seguridad: facilidad en el robo de contraseñas y datos personales, suplantación de la identidad, etc.
  • Favorece el sedentarismo.
Como hemos dicho, todos estos riegos pueden ser evitables, sobre todo con una buena educación a los niños por parte de los padres y de los docentes. No hay que caer en los extremos, si se compagina la tecnología con los métodos tradicionales los niños estarán abiertos a  un nuevo mundo muy beneficioso para ellos. Pero, de aquí surge otra pregunta: ¿Se deben utilizar las TIC en la escuela ya desde edades tempranas?

Hoy en día si pasamos a un aula de educación infantil podemos observar cómo, ya desde muy pequeños los niños tienen contacto con recursos tecnológicos, como la pizarra digital o el ordenador. De ahí, que nuestra sociedad cuente con niños y jóvenes expertos en estas nuevas tecnologías.

A la pregunta antes formulada existen disparidad de opiniones acerca de las ventajas y los inconvenientes de la utilización de estos recursos en las aulas de educación infantil.

Según Piaget, el niño aprende mediante la interacción con objetos, sin embargo, se ha comprobado que ahora también puede aprender de manera abstracta mediante las nuevas tecnologías (existen juegos tecnológicos para favorecer la memoria, la seriación, la correspondencia, las secuencias, etc.), por lo que esta teoría piagetiana debe ser cambiada.

Mediante el uso de las TIC en el ámbito escolar se favorecerá:
  • La motivación del alumno, mediante un aprendizaje lúdico y  creativo.
  • Un aprendizaje cooperativo, a través de los foros.
  • La coordinación óculo-manual.
  • La mayor asimilación de la información por parte del alumno.
  • La capacidad reflexiva.
  • El pensamiento crítico.

Ahora bien, no todos los recursos tecnológicos son buenos para utilizar en un aula de educación infantil, ya que los juegos con muchas luces y sonidos pueden generar trastornos cerebrales si el niño pasa más de dos horas pegado a la pantalla. Además, los juegos de agresividad se convierten en un modelo a seguir por parte de los niños, dando lugar a respuestas automáticas agresivas en la vida cotidiana.

Laura del Álamo Rubio
2ºA de Educación Infantil

1 comentario: