martes, 16 de abril de 2013

La organización espacial : influencia en el proceso de enseñanza aprendizaje


Por entorno se entiende lo que rodea  al niño, el conjunto de condiciones físicas, sociales y culturales en que se desenvuelve.
La condiciones físicas remiten, por un lado, al ambiente natural, al paisaje, clima etc, y por otro al ambiente formado por las calles, edificios, mobiliario, decoración de las estancias etc.
Las condiciones sociales y culturales abarcan las distintas situaciones  personales del individuo, las condiciones afectivas  y las costumbres de la sociedad a la que se pertenece.
El medio hasta hace poco ha sido considerado como el mero espacio en el que se desarrolla el proceso de enseñanza –aprendizaje, sin tener en cuenta la importancia de diversos elementos del entorno en el desarrollo de los niños, en la actualidad ya se le da mucha más importancia al ambiente en el proceso educativo, y se tiene mucho más en cuenta como factor determinante del mismo.
Es muy importante el medio donde se desarrolla el niño ya que este interactúa con el medio continuamente, en él se desarrolla  y sus aprendizajes están determinados por las características de éste, a partir de él va construyendo una imagen del mundo que le rodea.
Las condiciones ambientales facilitan o dificultan las relaciones de los niños, tanto con las personas como con el propio medio, y determinan el tipo y número de experiencias que pueden realizar. Así por ejemplo la colocación de las mesas individuales en filas paralelas hace difícil la comunicación entre los pequeños, mientras que ésta se  ve favorecida si se colocan en círculo o agrupadas, pues permiten las actividades colectivas. La exposición de los materiales a la altura de los niños provoca en él el deseo de cogerlos.
De todo esto se puede deducir que el entorno es un recurso educativo que permite conseguir unos determinados objetivos  y que por tanto, ha de ser fruto de un cuidadoso análisis y una planificación que partirá de las necesidades del niño.
En el mismo entorno educativo se encuentran el niño y el adulto, para este último han de estar diseñados los diversos espacios, de forma que se facilite su labor. Tenemos que pensar también en las familias, en los padres ya que van cobrando cada vez más importancia en los centros educativos.
Las características del niño y del adulto son distintas al igual que sus actividades, por tanto su percepción del espacio es diferente para cada uno de ellos.
De esto se deduce que el niño y el adulto necesitan un espacio adecuado para cada uno, y que el educador se debe de poner en el lugar del niño para poder analizar y diseñar los distintos espacios.
Tenemos que tener en cuenta que la planificación del espacio parte de una identificación previa de las necesidades de las personas que se van a desenvolver en él, así como del análisis de las conductas y relaciones que se quieran desarrollar.
BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA
Rina Di Benedetto.V Educación .Profesor auxiliar para preescolar
Ángela Torija Vivar
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada