martes, 2 de abril de 2013

¿Cooperamos?


La entrevista tutor/a- padre/madre

La educación es una tarea compartida entre padres y educadores cuyo objetivo es la formación integral del niño/a. La línea de acción debe llevarse a cabo de manera conjunta y el mejor medio para efectuar el intercambio mutuo de información sobre  el proceso educativo del niño y la niña es la "Entrevista individual".  

Las entrevistas constituyen un momento importante de encuentro entre profesores y padres, y por ello debemos fomentarlas. Debemos establecer unos cauces de información y participación que proporcionen un intercambio sobre las actitudes y progresos de los niños/as, y una mutua transmisión de información sobre los acontecimientos cotidianos.

Una buena interacción entre la escuela y la familia, ofrece al niño/a una imagen de acercamiento y relación entre las personas que se ocupan de su cuidado y otorga al ámbito escolar un carácter de familiaridad y seguridad.

Hay diferentes modelos comunicativos que tenemos que identificar y resaltar cuál es el más adecuado para tener una comunicación correcta y fijarnos tanto en el lenguaje verbal (frases que usa, preguntas, etc.) como en el lenguaje no verbal (gestos, miradas, entonación, etc.) característico de cada modelo e intentar identificar cuál es el que usaremos. Los distintos modelos de comunicación son:
  •  Modelo de comunicación agresivo:  en este tipo de entrevista el profesor recibe y se muestra distante con la madre, se mantiene de pie al esperar a que entre la madre, presenta gestos agresivos, amenazantes (movimiento de manos) y la proximidad física es agresiva (el profesor invade el espacio del otro). Los tonos de la voz suelen ser altos y no se crea un clima cálido. El profesor y la madre no se escuchan, sino que hablan a la vez, se prejuzgan, no hay diálogos ni ninguno se pone en el lugar del otro. Por otra parte podemos ver que no se llega a ningún acuerdo ya que se culpabilizan mutuamente. Es decir, el profesor no ha sabido establecer los cauces de comunicación y ésta queda rota.
  • Modelo de comunicación inhibido: El modelo de comunicación inhibido es el correspondiente a la gente tímida que no expresa sus pensamientos y sus ideas y se resigna a lo que el otro diga sin discutir o llevar la contraria al interlocutor.
  • Modelo de comunicación asertivo: en este tipo de entrevista, se crea un clima de colaboración y entendimiento. Las posturas, tanto del profesor como la de la madre, se relajan. En este caso, el profesor tiene los objetivos claros: acuerdos finales y compromisos creando un clima de apoyo mutuo (busca el interés común: el alumno/hijo). La escucha es activa, ambos están atentos y participan en lo que el otro dice (gestos de cabeza, asintiendo, mirada directa, no interrumpen…), empatizan, es decir se ponen en el lugar del otro, reconocen y expresan sentimientos. Por otro lado, no culpabilizan al otro, es decir centran el problema en los hechos y exponen argumentos. Llegan a acuerdos parciales y buscan soluciones comunes y compartidas. En resumen, la comunicación se convierte en colaboración.
En mi opinión, creo que lo que debemos hacer siempre es dejar hablar a los padres, mantener una actitud de escucha e intentar ser lo más objetivo posible ante la información que recibimos. Debemos encontrar el origen del problema (si viene de casa etc.) y crear un ambiente de comunicación adecuado. También debemos de tener nuestras propias estrategias para tranquilizar a los padres, recompensarlos por ir hasta allí, buscar soluciones y transmitir nuestro apoyo. Pero sobre todo lo que debemos hacer es sonreír y trasmitir una imagen del niño lo más positiva posible.  

Cada relación familia-educador es única y original, por eso ha de ser individualizada, debe estar basada en la confianza y en el conocimiento mutuo.

Un vídeo muy ilustrativo de estas situaciones:

 

Nombre: Aránzazu
Apellidos: Ruiz Orozco
Curso: 2º B Ed. Infantil
Correo electrónico: aranzazu.ruiz2@alu.uclm.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada