domingo, 7 de abril de 2013

EL CUENTO COMO RECURSO EDUCATIVO

Hace unas semanas asistí a un taller para adultos, en el que Félix Albo un magnífico contador de historias, nos enseñó algunas estrategias para contar cuentos a los más pequeños. Me gustó tanto que me gustaría compartir mi experiencia, pero antes expresaré brevemente mi valoración personal sobre la importancia de los cuentos, ya que los cuentos son puertas a los mundos interiores y a la imaginación. Los niños que tienen la suerte de vivir esta experiencia desde muy pequeños, cultivan la capacidad de soñar y la creatividad, tan necesaria hoy en día.

Los cuentos también ayudan a desarrollar el lenguaje, la comprensión lectora y las relaciones sociales.
Contar un cuento permite sensibilizar a los docentes y a la familia, mostrándoles la oportunidad que tienen para hacer del contar cuentos, una manera divertida de educar, formar y compartir con los niños.

Es una invitación a tomar conciencia sobre la responsabilidad que tenemos de transmitir valores, buenas actitudes y comportamientos, a través de las historias narradas. 

A continuación enumeraré alguna de las estrategias que nos enseñó Félix Albo.

  • Siempre es buena hora para contar un cuento, pero si cuando encontramos esa hora ideal la "marcamos" de cierta manera, encendiendo una vela, bajando la luz, con un poco de música o simplemente cubriendo la luz con un pañuelo, entonces seguiremos unas pautas que el niño reconoce y que hacen que se prepare para el cuento, que se predisponga a él.
  • Para contar un cuento, debemos leerlo varias veces, seis, siete….las que necesitemos para ser capaces de contarlo, no de memoria porque nos debemos ayudar con las ilustraciones, pero sí adelantándonos a ellas. Es mejor preparar al niño para lo que se va a encontrar y que de repente, al pasar la hoja surja ante él.
  • Tampoco hace falta empezar a leerlo nada más abrirlo, a los niños les atraen las ilustraciones, les gusta conocer primero lo que van a ver. No hay problema, podemos ver primero las ilustraciones y luego empezar la lectura, así estamos todos relajados.
  • Podemos señalar el texto según leemos o no hacerlo, si lo hacemos ayudamos a los niños a seguir la historia y así los niños saben que estamos contando algo que está escrito.
  • La lectura es un acto tribal en el que se participa, uno cuenta y los demás escuchan. Cuando uno lee se convierte en un acto íntimo, personal.
En éste taller además de las estrategias que os he contado, Félix nos abrió los ojos para ver con detalle los álbumes ilustrados y con ello apreciar las guardas de los libros, aquellas páginas que siempre pasan desapercibidas y que es algo muy valioso para un álbum ilustrado, las cuales tienen ilustraciones muy originales y que en muchos casos son el verdadero principio y fin de los cuentos.

Por último destacar que la sesión de cuentos que se presentó, era fruto de un cuidado trabajo de selección de historias; os muestro alguno de éstos cuentos.

·        Un hombre de mar, Rodolfo Castro / Fondo de Cultura Económica
Es un libro "especial".
Nos cuenta una historia personal de un "hombre de mar". Compara su vida con el mar, lo que siente, lo que le sucede….
Ilustraciones grandes y sencillas.

·        Al otro lado del árbol, Mandana Sadat / Fondo de Cultura Económica
Un libro sin texto nos abre muchas puertas, nos permite jugar con las imágenes e inventarlo una y otra vez. 
En este cuento solo hay tres palabras…"Había una vez….", pero esas palabras nos introducen un nuevo cuento, el del Dragón Rojo y la niña.
Es un buen recurso porque se aprende a leer imágenes, se puede utilizar como material educativo fotocopiándolas y entregándolas al niño para que las coloque contando su historia o la tuya.

·        El gato tragón, Oliveiro Dumas , Patacruá / Kalandraka
Es el típico cuento de acumulación de personajes, en el que el gato se come a la "vieja", luego se come al enano, a los cinco hermanos….en fin, que se lo come todo.
Estos cuentos funcionan muy bien con los niños porque al ser "acumulativos", creen que conocen la historia.

·        La pequeña oruga glotona, Eric Carlé / Kókinos
Cuando cambia la estética de un libro, como es el caso de éste, lo que se consigue es captar la atención del niño.
Páginas de distintos tamaños, frutas con agujeros…
También es de este autor Un grillo, en el que al final de una larga espera y un montón de personajes el grillo por fin aprende a frotar sus alas cuando se encuentra a la "grilla" de sus sueños.

·        ¿Qué viene después de mí? , Anette Bley / Takatuka
Es un cuento sobre la muerte, tal y como pone en la portada del libro.
Es un tema complicado y delicado de explicar a los más pequeños y para  hacerlo podemos ayudarnos de este cuento que nos habla de una niña y su abuelo. La  fascinante relación mágica que existe entre Otto y Lisa,  se ve truncada por la muerte de él, pero a pesar de ello, es más un álbum ilustrado sobre la vida, con bonitas ilustraciones en las que vemos como pasan las estaciones.
·        Un bicho extraño, Mon Daporta , Oscar Villán / Faktoria K
Es un libro juego que se lee del derecho y del revés, los libros juego funcionan muy bien con los más pequeños.
Es un libro divertido que se puede contar hasta tres veces seguidas para que los niños se adelanten al texto porque ya lo conocen.

·        Un libro, Hervé Tullet / Kókinos
Otro libro juego, a base de tocar, soplar, mover….se consigue que los puntos de colores se muevan, aparezcan, desaparezcan, se caigan….
Ofrece muchas posibilidades, también se pude leer de atrás hacia delante.

·        El león que no sabía escribir, Martín Baltscheit / Lóguez
Cuenta la historia de un león que no sabía escribir porque no lo necesitaba, con enseñar sus dientes tenía suficiente, hasta que se encuentra con una leona que está leyendo y se enamora perdidamente de ella, de tal manera que le quiere escribir una carta de amor…Así que busca y busca un animal que le ayude con semejante tarea.
Debemos anotar que la leona es doblemente leona: la primera porque lo es, y la segunda porque es una leona que lee…

·        Soñario, Javier Sáez Castán / Océano-Travesía
Es un libro ideal para inventar historias.
Tiene páginas cortadas para combinar unas con otras y descubrir las definiciones de todo lo que "soñamos".

·        El libro de los cerdos, Anthony Browne /Fondo de Cultura Económica
Anthony Browne es un ilustrador del "detalle" y nos lo muestra en este libro.
Cuenta la historia de una familia en la que el padre y los dos hijos no hacen nada en casa, solo comer, ver la tele y dormir y todas las tareas recaen en la madre, que aparece dibujada sin cara.
La madre abandona la casa cansada de tanto "cerdo" pero ante sus súplicas regresa. Esta vez, todos colaboran y por fin ella tiene tiempo para hacer lo que  más le gusta…. ¡La mecánica del automóvil!

·        Voces en el parque, Anthony Browne / Fono de Cultura Económica
Es un libro curioso, en el que una misma historia se cuenta por sus cuatro protagonistas tal y como la han vivido cada uno.

·        Qué blanca más bonita soy, Dolf Verroen / Lóguez
Es un libro para adolescentes. Nos cuenta a modo de diario la nueva vida de María después de recibir por su cumpleaños el regalo de su padre, un esclavo negro. Algo que ella ve como normal pues su vida transcurre en una época en la que existía la esclavitud.
·        El gran gris, Jörg Steiner / Lóguez
Historia con unas magníficas ilustraciones, en las que aparece hasta un mapa donde buscar a los protagonistas.
Un gran conejo gris vive en una Industria a la que llega el pequeño conejo marrón para compartir jaula, pero el pequeño conejo no quiere vivir encerrado y consigue convencer al grande para que lo acompañe en su huída.
Se puede ver las dos formas que tienen de vivir, totalmente opuestas, mientras que el pequeño quiere la libertad a pesar de lo que cueste conseguirla, el grande quiere la seguridad de la jaula, la necesita. El final es fácil de adivinar…

·        El jardín de Babaï, Mandana Sadat / Kókinos
Un libro que se pude leer de izquierda a derecha en castellano y de derecha a izquierda en persa. Nos cuenta la historia del cordero Babaï que quiere hacer un gran jardín en el desierto. Tiene unas bonitas ilustraciones.
Se puede utilizar para introducir a los más pequeños en otras culturas y para "integrar".

·        Juul, Gregie de Maeyer / Lóguez
Es una historia dura, basada en una pequeña noticia aparecida en un periódico belga: el suicidio de un niño de 13 años por el acoso sufrido a manos de otros niños.
Las ilustraciones son muy simbólicas. El protagonista es un muñeco que va perdiendo partes de su cuerpo hasta quedar solo la cabeza, pero entonces aparece alguien que la recoge, la acaricia y le consuela.
Es adecuado para contar en secundaria, para hablar de la agresividad: cuando soy agredido y cuando agredo.

·        Orejas de mariposa, Luisa Aguilar / Kalandraka
Trata el mismo tema que el cuento anterior pero dirigido a los más pequeños.
Mara es distinta a los otros niños, pero lo sabe y es feliz como es.

·        En el bosque del perezoso, Sophie Stradi / Hipótesi
Un libro en pop-up en el que al pasar cada página, desaparecen los árboles del bosque donde vive el perezoso.
La huella del hombre se nota en el bosque, huyen los animales, los pájaros, las personas que lo habitan…solo queda el perezoso. Tiene un final esperanzador, pues un hombre siembra y de nuevo surge la vida en el bosque del perezoso.


Tamara Blanco Rodríguez.
2º Infantil A

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada