martes, 2 de abril de 2013

FLIPPED CLASSROOM


Esta semana he tenido la oportunidad de conocer el nombre de una nueva metodología que se está usando en enseñanza, seguro que para muchos de vosotros es algo ya conocido, pero creo que para otros puede resultar algo novedoso, se trata de la "Flipped classroom" o "clase del revés o dada la vuelta" como traduciríamos en castellano, pero:

¿En qué consiste? La esencia del concepto consiste en invertir los métodos tradicionales de enseñanza, donde el profesor instruye, da la clase y manda tarea para el día siguiente a trasladar todo esto fuera de clase (gracias a la tecnología online) y traer los "deberes" al aula. En tal caso, el rol del profesor pasa de ser de "experto sobre el escenario" a ser un guía, supervisor, conductor… del trabajo colectivo o individual de los estudiantes, donde estos afianzan sus aprendizajes con la ayuda del profesor. Este modelo requiere que los alumnos vean los vídeos online en casa, en su propio espacio y en constante comunicación con sus compañeros y profesores mediante debates online, chats, tutorías…
Desde el punto de vista conceptual, este modelo se apoya en dos componentes clave: la tecnología educativa y el aprendizaje basado en actividades. Ambos inciden de diferentes formas sobre el entorno de aprendizaje de los estudiantes de manera fundamental.

¿Cómo apareció? Apareció en EEUU, donde dos innovadores, los profesores Bergman y Aarom Sams del instituto Woodland Park en Colorado, descubrieron en el año 2007 un software para grabar presentaciones en PowerPoint y poder publicarlas en internet para los estudiantes que no podían asistir a clase. Las lecciones online se fueron ampliando y se propagaron rápidamente. Estos profesores empezaron a enseñar su método a otros profesores y estos a su vez comenzaron a utilizar los vídeos online para enseñar a los alumnos fuera del aula, reservando el tiempo de clase para ejercicios en grupo y ejercicios de revisión de conceptos.

¿Por qué se usa? Esta metodología se está llevando a cabo, en primer lugar para intentar acabar con las altas cifras de abandono escolar y en segundo lugar por las grandes posibilidades que ofrece la tecnología para que los estudiantes puedan acceder a la información. Si las clases se dan fuera, el tiempo de clase se emplea en actividades interactivas (relacionales y colaborativas, laboratorio, prácticas, resolución de problemas, conversación, ejercicios, etc.). El feed-back en clase puede ser personalizado e inmediato en muchos más casos. Las dudas o las cuestiones más interesantes de los vídeos pueden verse tratadas o reforzadas en el aula, normalmente por medio de preguntas que puedan ir surgiendo, de esta manera los estudiantes construirán sus propios conocimientos y aprenderán por ellos y para ellos.

A mí personalmente me parece muy atractiva No debemos negar que esta propuesta tiene sentido, sobre todo en los días que corren en lo que prácticamente todos tenemos acceso a la red, aunque puede ser que a más de uno se le rompan todos sus esquemas docentes. Con esta metodología se permite dar a los alumnos una educación más personalizada y de calidad. También creo que puede presentar algunos inconvenientes como puede ser que los alumnos no cumplan con su papel fuera de clase (aunque estar 2, 4 o 6 horas escuchando al profesor tampoco creo que sea producente).


Sonia Abán Vallés. 2º A Educación Infantil
Imagen http://otra-educacion.blogspot.com.es/2012/12/videos-en-casa-trabajo-en-clase-flipped.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario