domingo, 28 de abril de 2013

LA ESCUELA SE ATASCA EN PRIMARIA

En los tiempos que corren, donde la formación académica y profesional se tornan como valores de importancia capital en las futuribles posibilidades de los jóvenes en el mercado laboral, seguimos ofreciendo al mundo una visión de nuestro sistema educativo, que proyecta a pequeña o gran escala, según el prisma desde el que se mire, la situación económica y social que actualmente vivimos en nuestro país, donde la dejadez de los diferentes colectivos implicados en la educación de los jóvenes valores, destaca sobre el trabajo bien hecho y con coherencia en la transferencia de los aprendizajes ofrecidos y las competencias esperadas. Así, algo que llama la atención inmediatamente después de analizar el presente artículo, es la imposibilidad de los especialistas en didáctica y docencia para determinar las bases de la problemática que hacen mella en nuestro sistema educativo, algo que favorece la actual situación de incertidumbre acerca de las posibles reformas que se podrían realizar para reconducir la situación.

Siguiendo en la senda de la incompetencia de los agentes sociales involucrados en el proceso educativo de nuestros jóvenes, recordemos que son agentes involucrados desde el Ministerio de Educación, con el ministro Wert a la cabeza, hasta la persona encargada de transmitir los aprendizajes previstos por ley en el trabajo en aula, debemos, por una lado, establecer un sistema educativo eficaz, en el que los especialistas sientan una fuerza vocacional hacia su trabajo, ya que como relata la noticia, algunos colectivos sienten cierta incompetencia o incapacidad para ofrecer a los alumnos los mejores métodos y sistemas de enseñanza en la práctica, que aunque en el artículo se refleje en la enseñanza matemática, podría extrapolarse a todos los ámbitos o áreas de aprendizajes previstos en los colegios.




Por lo tanto, una de las líneas de mejora, a mi entender, podría ser especializar a los especialistas en magisterio para profesionalizar su labor en el aula, de tal manera que fuesen considerados docentes con una habilidad adquirida para determinada materia. Esto posiblemente ayudaría a que los docentes conociesen métodos de enseñanza de mayor eficacia que favorecería una mejora exponencial en nuestro sistema educativo.

Una vez analizada una posible línea de actuación para mejorar nuestro sistema educativo, se antoja necesario establecer un método que permita mejorar los procesos educativos a través de la implicación de los agentes sociales que no guardan relación con el colegio. Así, según data la noticia, sobre los diferentes estudios llevados a cabo a nivel continental e intercontinental, la implicación de las familias en la educación es de importancia capital para conseguir el éxito en el proceso de educación.

Siguiendo en el apartado del entorno social del estudiante, los análisis realizados ofrecen datos que son totalmente reveladores y que reflejan en cierta medida la situación actual, ya que en nuestro país obtienen mayor rendimiento en las pruebas aquellos alumnos cuyos padres están en posesión de titulación universitaria de licenciatura, aunque el dato es contradicho líneas después. Esto me lleva a la conclusión de que la implicación de las familias es poca o no sirve de ayuda como apoyo al alumno en sus hogares para continuar realizando sus labores como estudiantes, ya que aunque la noticia muestra cierta controversia en el verdadero dato acerca de la implicación de las familias, la realidad es que en ese apartado nos vemos superados, como en otros tantos, por los resultados de los otros países de la Unión Europea.

Además de lo dicho anteriormente, resulta atractivo otro de los comentarios que se pueden leer en la noticia y que menciona la no implicación de nuestro sistema laboral para fomentar que los puestos de trabajo especializados los ocupen personas con la formación académica específica, que permita así, por un lado la profesionalización de nuestro sistema laboral, y por el otro el fomento de las empresas hacia la formación, algo que podría reactivar a aquellos alumnos que obvian la importancia de estar en posesión de una formación académica potente para poder enfrentarse al mundo laboral. Estas medidas necesitarían la inclusión de varias modificaciones, que se harían notar tanto a nivel educativo como laboral, que permitiesen adquirir a los alumnos las competencias para hacerse con un puesto de trabajo con garantías, y en el que el sistema laboral solo permitiese la ocupación de puestos de trabajo específico por aquellas personas con formación suficiente, alejándonos así del llamado intrusismo profesional, que más allá de ayudar a nuestra sociedad, solo hace destruirla y permitir que los oficios que se llevan a cabo lo hagan con muchas menores garantías que si fuesen llevados a cabo por profesionales.

Otro de los puntos que llaman la atención de nuestra sociedad, según los informes de nivel educativo, es el menor gusto por la lectura de los jóvenes de nuestro país, y aunque es difícil establecer las posibles soluciones, debe mejorar a través de un cambio en la manera de pensar de nuestros jóvenes y mayores, que en cierta medida no favorecen el gusto por la lectura, considerando este hábito como algo obsoleto que tiene pocas ventajas. En este sentido lo que se necesita es un cambio total de nuestra sociedad, que se acerca a la realidad virtual a marchas forzadas, alejándose de la lectura y por lo tanto, se pierde la imaginación, la imagen sensorial ofrecida por la lectura y que tantos beneficios tiene para los jóvenes.

A modo de conclusión, se puede mencionar que los cambios que requiere el sistema educativo español, no solo radican en el aula, como pueden pensar los colectivos no especializados en docencia, sino que es un problema superior que requiere la implicación, tanto del colectivo superior a los colegios, esto es los ministerios y consejería, así como los inferiores, o lo que es los mismo, los agentes sociales como la familia y amigos de los estudiantes.

Quizá la solución sería copiar el sistema educativo de otros países con más experiencia en este apartado, como puede ser Gran Bretaña, donde se favorece el gusto por la educación, mediante un sistema que favorece que los alumnos aprendan a un ritmo impuesto solamente por ellos, donde se consigue el gusto por aprender y el trabajo diario. Sin embargo en nuestro país se proponen medidas educativas que únicamente van en la línea de favorecer la división entre los alumnos con más potencial educativo y los alumnos con menores prestaciones académicas, mediante sistemas que se acercan justamente a lo que los docentes no esperamos, que se encamine a los alumnos según su potencial académico por un camino u otro, ya que recordemos que será nuestra labor como encargados del aprendizaje de los alumnos más jóvenes, favorecer una mejora continua y natural del grupo de estudiantes, en el que la excelencia como docentes se alcanza cuando no se permite que ningún alumno quede rezagado respecto a los demás, no utilizando a los alumnos con potencial para desestimar los esfuerzos del resto, sino como apoyo para sacar a los diferentes grupos hacia adelante.

Datos personales: MIRIAM PÉREZ AMBROSIO
Email: miriyou_2@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada