martes, 9 de abril de 2013

OSAMA



Título original: Osama

Título en castellano: Osama

Nacionalidad: Afganistán, Japón e Irlanda.

Año: 2003

Género: Drama

Dirección: Siddig Barmak

Guión: Siddig Barmak

Interpretes: Marina Golbahari,
   Arif Herati,
   Hamida Refar,

Música: Mohammad Reza Darwishi
Fotografía: Ebrahim Ghafuri
Duración: 82 minutos.
Montaje: Siddig Barmak


TRAILER "OSAMA"




Este poético film, basado en una historia similar que llegó a oídos de su director, narra la difícil situación que debe enfrentar una frágil y bella adolescente, interpretada por Marina Golbahari, quien junto a su madre (Zubaida Sahar) quedan en un completo desamparo con la llegada de los talibanes al poder, ya que las mujeres, además de ser obligadas a usar el ignominioso burka, no pueden salir a las calles sin la compañía de un varón de su familia. La madre y la niña, tras la muerte del esposo durante la guerra con los rusos, viven acompañadas solo por la abuela (Hamida Refah), con lo cual es imaginable la miseria en que se ven enfrentadas. La película comienza cuando un reportero occidental filma con estupor cómo una marcha de mujeres afganas es severamente reprimida por las milicias talibanas. Ellas protestaban por la hambruna y la falta de oportunidades en que se encuentran debido a las severas normas islámicas en su contra. Sin bien la madre y la hija no participan directamente en la marcha, pues solo acudieron al hospital donde la madre era doctora, ambas son testigos de la violenta respuesta que sufren sus congéneres, donde no pocas terminan detenidas y tratadas como animales.

Para la madre y la abuela la situación estaba clara. De no mediar una solución, perecerían de hambre. Es ahí donde deciden poner en práctica un plan sumamente riesgoso para la menor, y que consiste en hacerla pasar por hombre. De esta forma podrían hacerla trabajar y obtener así el dinero que les serviría para subsistir. La pobre chica, sabiendo los riesgos y lo denigrante de esta situación, no tiene más alternativa que dejarse cortar el cabello, vestirse como un chico varón de su edad, y trabajar en la tienda de un pobre comerciante, antiguo amigo y compañero de armas de su padre. Sin embargo, pronto la situación se torna peor, cuando los talibanes obligan a todos los niños a ingresar a su escuela de instrucción religiosa y guerrillera, la "madrasa", donde no podrá seguir fingiendo por más tiempo su verdadera naturaleza, ya que hasta uno de los mulá (Khwaja Nader) nota algo muy extraño en este tímido "niño". Su única compañía en medio de tanta aflicción es otro niño afgano, Espandi (Arif Herati), a quien conoció durante la represión en la marcha de las mujeres.

 Espandi es el único que conoce su verdadera identidad, pero se apiada de ella y trata por todos los medios de protegerla, llegando incluso a darle un nuevo nombre: Osama.

Sin embargo, producto de uno de los castigos los talibanes desenmascaran a la menor, haciendo realidad los peores presagios de la atemorizada muchacha. Encarcelada y temiendo por su vida, o en su defecto siendo perdonada a cambio de no volver a ver jamás a su madre y abuela, la menor queda sumida en la desesperanza más absoluta, y todo debido a un plan que ella jamás fraguó, pero del que aceptó formar parte para ayudar a su empobrecida familia, pues no otra alternativa. Junto a su amargo final, el espectador podrá apreciar cómo las cárceles afganas fueron ocupadas casi en su totalidad por mujeres, las que debajo del burka sabían desde el comienzo el horrible final que les depararían los así llamados "juicios públicos", donde sin necesidad de testigos eran enterradas hasta los hombros para morir producto de la lapidación. Por otra parte, tampoco corre mejor suerte el reportero que filmó la marcha de las mujeres, ya que los talibanes por lo visto quisieron asegurarse que estas atrocidades jamás llegaran a ser conocidas en Occidente. O al menos eso creyeron, porque ahora la verdad terminó emergiendo como nunca tras la caída de ese repudiable régimen.


SINOPSIS:

Bajo el opresivo régimen talibán, la madre de una muchacha de 12 años, médico de profesión, pierde su empleo en un hospital y las dos mujeres, así como la abuela, se convierten en auténticas prisioneras en su propia casa, ya que no pueden abandonarla sin un «acompañante legal» y tienen prohibido trabajar fuera para ganarse la vida. La madre y la abuela urden un plan: le cortarán el pelo a la chica y cambiarán su indumentaria, para que parezca un muchacho. Asustada ante la posibilidad de que se descubra su secreto, la joven –que ha adoptado el nombre de Osama– empieza a trabajar para un tendero del vecindario, que fue amigo de su padre. Pero pronto llega a la edad de tener que acudir a la escuela islámica, y allí será más difícil ocultar su verdadera identidad.


RELACIÓN DE IDEAS, ASPECTOS, REFERENCIAS… CON RESPECTO A LA EDUCACIÓN.

Esta película trata un aspecto fundamental como es el papel de la mujer en Afganistán; país convertido al Islam, que ha sufrido los enfrentamientos bélicos como la ocupación soviética de los años ochenta, la posterior guerra civil entre diversas facciones y la intervención de la OTAN.

Con respecto a la educación, ésta película surge de la carta de una niña que escribe a un viejo profesor comentándole sus deseos de ir a la escuela, durante el régimen talibán, hecho que les estaba prohibido a las mujeres.

El derecho a la educación les está negado por ser mujeres, por lo que algunas terminan odiando su sexo por el que además pueden ir a  la cárcel o la muerte por querer estudiar o trabajar.


CONCLUSIÓN PERSONAL

Después de ver la película crees que es sólo eso, una historia, pero cuando te paras a pensar que es real y que es la situación diaria de toda aquellas niñas/mujeres que tienen la desgracia de nacer  allí, te sientes impotente ante tanta injusticia.

Una vez más el cine llega a nosotros para abrirnos los ojos y pensar que no sólo las mujeres afganas llevan burka, cómo podemos quedarnos mirando cuando a un ser humano se le despoja de su dignidad.

El hecho de que el burka les tenga que cubrir hasta los pies y que no se le vea ninguna parte del cuerpo (como dicen en la película "porque irían provocando"), el que tengamos que intuir si la persona que va debajo de esa larga túnica es joven, mayor y lo que es más cruel, el saber que la mayor parte de ellas son huidizas y temerosas ante cualquier acercamiento por temor a represalias del régimen talibán, creo que es la evidente señal del abismo cultural entre el llamado mundo árabe y Occidente.

También me llama la atención la calidad de los actores incluida la protagonista. He leído que son gente que se encontraron por las calles de Kabul el director y sus ayudantes y que actúan con  naturalidad ya que es la crudeza de su día a día.

El verdadero valor de la película reside en mostrarnos la realidad de Afganistán de aquellos años en la vida de cualquier mujer consumida por una ley patriarcal que les prohíbe trabajar, estudiar y para colmo de males,  recibir atención médica en los hospitales públicos, destartalados, sin agua, sin electricidad, sin calefacción y sin quirófanos. Sólo los médicos varones pueden ejercer en los hospitales, pero no tienen derecho ni a atender ni a operar a una mujer. La mujer tiene que mendigar aún cuando de ello dependa el que la ley permita ahorcarlas, lapidarlas, cotarles las manos, etc. Tampoco les permite salir a la calle si no van acompañadas de un familiar masculino.

         La escena que más me ha llamado la atención es el momento en el que la niña/o es reclutada obligatoriamente por los talibanes para ser llevada a la madrasa donde les enseñan a leer el Corán, cómo bañarse, etc. En definitiva, las normas que debe cumplir un hombre islámico, y sobre todo el adiestramiento militar de estos niños.

Como repercusiones educativas, señalar cómo a base del terror  y con unas creencias religiosas arraigadas y trasmitidas por muchas generaciones puede cegar y hacer que parezcan  "normales" las evidentes injusticias así como la violación de las libertades y derechos humanos.

A modo de conclusión, además de ver  reflejado en el film un país desolado por las guerras y  extremadamente pobre, terminas deseando que se imponga el respeto a los derechos humanos de las mujeres.


AUTOR: SARA RODRÍGUEZ SÁNCHEZ
2º EDUCACIÓN INFANTIL A
EMAIL: sarakamarena90@hotmail.com 

2 comentarios:

  1. Deliciosa y cruda a partes iguales.
    Buena reflexión!!
    Enhorabuena por la elección!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Deliciosa y cruda a partes iguales.
    Buena reflexión!!
    Enhorabuena por la elección!!
    Saludos

    ResponderEliminar