viernes, 28 de abril de 2017

Miramos hacia el pasado

Desde el pasado las personas con diversidad funcional han vivido opresión y discriminación.

Si ponemos nuestra miranda en la Prehistoria, las primeras sociedades consideraban que las personas con diversidad funcional eran una carga debido a los traslados en busca de comida o mejores tierras. Por lo que eran abandonados o asesinados.

Hay evidencias acerca de ciertas medidas curativas que se llevaban a cabo como amputaciones o trepanaciones (heridas que se hacen en el cráneo para que el mal huyera). Para evidenciar lo dicho, podemos poner de ejemplo el esqueleto de un anciano del Neandertal en el que se observa un estado avanzado de artritis, tenía un brazo amputado y una herida en la cabeza.

Si proseguimos en la historia, nos vamos a centrar en el Antiguo Egipto, donde se convivía con el abandono y el infanticidio de niños con diversidad funcional.

Se han encontrado evidencias sobre posibles tratamientos que ponían a prueba.
Podemos citar el caso de una momia de la V Dinastía (2500 AC) donde se podía observar una fractura de la extremidad inferior con una férula inmovilizadora.

En la sociedad hebrea pensaban que la diversidad funcional era una especie de marca del pecado. Entonces, tenían unas limitaciones en el ejercicio de las funciones religiosas. En el Levítico(21:17-21) (uno de los libros bíblicos del Antiguo Testamento y del Tanaj) explica: si algún descendiente tiene un defecto físico no se puede acercar al altar para presentar ofertas en su honor. No pueden ser sacerdotes aquellas persona ciegas, manco, enano o que este deforme.

Sin embargo, el Judaísmo comenzó a prohibir el infanticidio. Más tarde lo tomaría de ejemplo otras religiones que derivan del Judaísmo como es el Cristianismo o el Islam.   

En el periodo del Imperio Romano disminuye la muerte de menores con diversidad funcional. Ahora, los niños son abandonados para que puedan pasar a manos de aquellas personas que le utilizarán como esclavo o mendigo, pues recibían muchas más limosnas. Esto causó el comercio de niños mutilados que en numerosas ocasiones  pasaban por intervenciones quirúrgicas para que otros se beneficiaran. 

En el reinado de Constantino se crean los llamados nosocomios, unas instituciones donde se daba alojamiento y ayuda a personas con diversidad funcional que no tuvieran medios.

A lo largo del siglo XIV aquellas personas con sordera, ceguera o cualquier otra diversidad funcional eran encerrados o exhibidos en espectáculos como circos.

Durante la Edad Media muchas personas con histeria, epilepsia o esquizofrenia convivían con personas las cuales pensaban que estaban poseído por el demonio, entonces, sufrieron la practica de exorcismos e incluso muchos murieron en la hoguera.

En el siglo XVI las personas conocidas como burguesía urbana empezó a investigar y a preocuparse sobre la educación para las personas sordas.

En el siglo XVIII en Francia se comienza a enseñar a las personas sordas en base a la lengua de señas, así estas personas podían hacer diferentes tareas.

En la Revolución Francesa, pensadores como Rousseau, Voltaire o Locke hicieron que la sociedad comenzara a ver a las personas con diversidad funcional como una responsabilidad pública. No se consideraban diferentes sino que se empezó a pensar en que estas personas podían llevar una vida normal.

Ya en la década de 1970 comenzaron los movimientos sociales de personas con diversidad funcional. El principal objetivo una mejor calidad de vida.

Hunt fue unos de los fundadores de UPIAS (Unión of the Physically Impaired Againt Segregations) donde se produce la diferenciación entre insuficiencia y discapacidad.

Tras ver el trato han recibido las personas con diversidad funcional se puede observar como han sufrido opresión y discriminación debido a que no se identifican con el mito de “perfección corporal e intelectual” o incluso el mito de “el cuerpo perfecto”.

Debemos tomar consciencia de que todos somos diferentes para poder avanzar a lo largo del tiempo y así poder conseguir que tengan una vida completamente “normal” al igual que cualquier otra persona.

En los últimos cuarenta años han ocurrido numerosos cambios respecto al trato de personas con diversidad funcional. Por ejemplo, hemos conseguido eliminar de nuestro vocabulario algunas palabras como retrasado, mongólico, minusválido o incapaz. Gracias a esto podemos convivir mediante un trato respetuoso.

Debido a pequeños cambios como el citado anteriormente estas personas han logrado que haya viviendas que se acomoden a sus necesidades, determinadas ayudas financieras, una educación adecuada para poder lograr obtener un trabajo, etc.


Desde la educación, los docentes son fundamentales para el proceso de inclusión.
La escuela va a ofrecer la oportunidad de aprender a todos los alumnos sin excepción ya que todos podemos ofrecer, enseñar o mostrar algo. Por lo tanto el principal objetivo es promover y conseguir el aprendizaje de todos los alumnos.

Como explicaba Martin Y Mauri: “La calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje depende fundamentalmente de la capacidad de ajustar la intervención del docente a las varias necesidades educativas de todos los alumnos”.

Por último quería ofrecer una serie de talleres que organiza ECOM como programa de sensibilización. Dejo la página para mas información.

Raquel Rivera Mancebo
1º educación infantil

Referencias:

No hay comentarios:

Publicar un comentario