martes, 22 de abril de 2014

Celebramos el Día del Libro con la exposición "Los libros en los que aprendieron nuestros abuelos"

La Asociación Cultural de los Montes de Toledo, fundada en 1977 en unos momentos en los que se lucha por el reconocimiento de los valores sociales y patrimoniales de las zonas rurales y por el derecho a la cultura de sus habitantes desde los nuevos colectivos independientes que nacen en la Transición,  ha continuado trabajando para recuperar la identidad comarcal a partir del conocimiento de la herencia cultural y su divulgación, cuyo objetivo es crear una cultura de la solidaridad como medio para conseguir un mayor desarrollo humano y material para esta comarca. Suyos son los fondos que exponemos en esta muestra que se puede visitar en el vestíbulo de la Biblioteca del campus Fábrica de Armas, y que, con  motivo de la celebración del Día del Libro 2014, presentamos bajo el título LOS LIBROS EN LOS QUE APRENDIERON NUESTROS ABUELOS.



Hemos contado principalmente con una colección particular que sobrepasa el centenar y medio de libros antiguos de texto y material didáctico para montar esta exposición monográfica, que no solo tendrá un carácter evocador para muchos, sino también didáctico para aquellos que estudian Ciencias de la Educación o pretendan interesarse  por la Historia y evolución de la Pedagogía en España y sus recursos, los mismos que utilizaron nuestros abuelos.

La exposición se estructura en torno al libro y aquello que le pudiera complementar en la escuela como recurso  o método de aprendizaje, es decir LIBROS DE TEXTO, RECURSOS DIDÁCTICOS,  EL MAESTRO Y LA ESCUELA.

Los libros de texto que se exponen comprenden un periodo que se inicia en el siglo XIX y concluye en los años sesenta del siglo XX. En este tiempo  tan dilatado, se manifiestan varios periodos sociales y políticos que se reflejan en la sensibilización por la educación  y formación de la población española. En esta exposición solo nos interesa  centrarnos en la materialidad y avance tecnológico del libro,  apreciando en ello el interés permanente por hacerlo más didáctico y acercar los conocimientos básicos al educando. La evolución e innovación metodológica también se descubre en las nuevas experiencias educativas que mejoran la presentación del material escolar y la evolución del soporte didáctico, evidenciando los recursos y las tendencias educativas coincidentes con la sociedad del momento que  generó el proceso educativo.

 


Se aprecia el libro como valor de ideologización y de cultura. Las tendencias políticas de cada momento que entraron en la escuela con su carga a la izquierda o a la derecha, durante los gobiernos de la Monarquía, la II República o el Franquismo.

 


Los libros más antiguos que se exponen corresponden al siglo XIX, con reflejos de una escuela a veces elitista o un interés menor por la formación popular, siendo la Iglesia quien aporta la compensación a las carencias educativas del Estado, con la aparición de numerosas congregaciones religiosas dedicadas a la enseñanza. El  Directorio de Primo de Rivera impulsó la creación de un considerable número de  aulas, muchas concluidas durante la II República.


A la escuela republicana, debemos atribuir, en su primera etapa, adelantos notables en la dotación y escolarización de la población, modernización, emancipación de la mujer, educación popular y formación de maestros. Estos esfuerzos mejoraron la calidad educativa, pero en amplios sectores sociales  no se vieron en general correspondidos, donde el respeto por la cultura no llegó a entenderse, pese al tesón de los 16 ministros de educación que se sucedieron en el quinquenio republicano.

El franquismo continuó construyendo escuelas con el fin de cubrir  las necesidades de población escolarizada. También es cierto que los programas franquistas evolucionaron desde una escuela politizada, donde se estigmatizaba al contrario, se trasmitía los supuestos valores del pensamiento único y el culto a la personalidad, hasta llegar a etapas de predominio tecnócrata, que se manifiesta en el área educativa con el  abandono de las prácticas de la posguerra, dando lugar, en la década de los sesenta, a las preocupaciones científicas y profesionales por la educación. El discurso político inicial, se modifica  por el de la eficacia tecnológica reflejada en la construcción de escuelas, institutos, universidades, leyes y planes educativos, prensa escolar… colocando la enseñanza primaria en un momento de avance significativo en la historia de la educación del siglo XX. Desaparece la presencia del nacional-catolicismo, gracias a la influencia del Concilio Vaticano II, que supuso la superación del viejo catolicismo integrista y eldistanciamiento con el régimen.  Los símbolos permanecieron pero los contenidos, los programas evolucionaron y los libros con ellos.



Todos los vaivenes de la Historia siempre han dejado huella en el libro de texto, especialmente en las asignaturas humanistas, más propensas, en algunas etapas,  a mantener un discurso de apoyo a unas u otras tendencias ideológicas, que nunca desaparecieron totalmente de los programas escolares, pese al esfuerzo de muchos pedagogos. Por lo demás, el texto dedicado a la transmisión de las ciencias o conocimientos tecnológicos, evolucionó  mejorando la didáctica aplicada, facilitando la formación en estas materias.

La exposición se organiza teniendo en cuenta la distinta temática del libro y los recursos asociados a la educación:

1.- Aprendiendo a leer: el pizarrín, los silabarios, los métodos de lectoescritura.
2.- Aprendiendo a leer, II: los métodos caligráficos y onomatopéyicos, el dictado.
3.- Las enciclopedias, compendios del saber universal.
4.- Los libros de lecturas. La lectura en el aula.
5.- Matemáticas (Cálculo, Aritmética, Geometría) y Religión (Historia Sagrada, los catecismos, libros de doctrina).
6.- Las Ciencias Sociales. Geografía e Historia (universales y de España).
7.- Escribir con estilo: Las caligrafías (métodos, cuadernos, manuales), el tintero y la plumilla.
8.- El maestro y su material didáctico. La carpeta, los tinteros, los palilleros, el secante, las plumillas, los compases, los mapas, las plantillas, las revistas pedagógicas, los solucionarios y los manuales del profesor.

El material bibliográfico, recursos didácticos y documentales, procede de los depósitos del Museo Etnográfico de los Montes de Toledo en Guadamur, y de la colección particular de D. Ventura Leblic Garcia, a quienes expresamos  nuestro agradecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario