domingo, 17 de marzo de 2013

La Competencia Emocional en Educación Infantil


Pulsa aquí si deseas parar el reproductor de música
River flows in you by Yiruma


La  Educación Infantil es la Etapa de la máxima expresividad, de la expresión descontrolada y exagerada, de las emociones que duran segundos y cambian con rapidez, del encuentro afectivo entre personas donde es más importante sonreír que dar un discurso, donde es más importante jugar que escuchar una larga explicación”.[1] (Ibarrola, B.)

Purificación Cruz y "manchitas"
Con esta emocionante y atractiva “radiografía” sobre Educación  Infantil y las emociones, repleta de significatividad y  afectividad,  partió la sesión que la profesora  Purificación Cruz Cruz impartió para los alumnos de la asignatura de Atención Educativa a las Dificultades del  Aprendizaje de 2º Infantil (Grupo A) de la Facultad de Educación de Toledo.


En líneas generales, la maestra de Educación Infantil y profesora de la Facultad de Educación,  puso el acento en: 
  1. La importancia de que los niños pudieran identificar y exteriorizar sus sentimientos (Autoconciencia).
  2. La tolerancia a la frustración (Autocontrol). En este punto, subrayó que en ocasiones  algunos niños cuando llegan al colegio es la primera vez que escuchan la palabra “NO”. 
  3.  La relevancia de la autoestima y una actitud positiva y optimista en estas primeras etapas (Auto-control). 
  4. El reconocimiento de las emociones ajenas (Empatía).
  5. El control de las relaciones, la solución de conflictos y la asertividad (Destreza social).
  
Al igual que en la etapa de Infantil las instrucciones deben ser cortas y claras, así nos sugirió Purificación algunas  ideas que deberíamos tener en cuenta  a la hora de  desarrollar habilidades afectivas, entre las que se podrían destacar las siguientes:
  • No hacer caso a conductas que  no deseemos que se repitan.
  • Reforzar, premiar y elogiar cualquier conducta que sea adecuada.
  • No perder la paciencia.
Esta charla se caracterizó por ser eminentemente práctica, pues al tiempo que la profesora iba exponiendo sus ideas sobre cómo trabajar la competencia emocional en Infantil, conjugaba con ejemplos donde participaban todas las alumnas. Este hecho,  dejó una evidencia clara de lo arduo que nos resultaba exteriorizar una emoción sencilla como por ejemplo: miedo, alegría, sorpresa, ira,… y sobre todo sin emitir sonidos onomatopéyicos que revelaran a qué tipo de sensación se estaba haciendo referencia. 

En esta línea, se mostraron  algunas actividades que reflejaban cómo se podrían alcanzar esas destrezas emocionales, entre las que cabe señalar:   

     La creación de un libro de las emociones,  realizado con el objeto de poder reconocer en otros aquellas sensaciones que los niños sentían pero que no eran capaces de ponerles nombre.
    ¿Cómo me siento?  Los niños intentan expresar cómo se sienten cuando por ejemplo papá o mamá me regañan.
   La música me hace sentir. A través de diferentes audiciones de música que sugieran distintas emociones. 
     El rincón de la paz. Sitio de la clase donde los niños que hayan iniciado una pelea, apoyados por la profesora, dirimen el posible malentendido. 
  El cubo de basura. Cuyo objetivo es detectar pensamientos negativos y el uso de: “siempre, nunca, nadie”. Se escribe o se habla ese pensamiento negativo en un papel, se envuelve rápidamente y se lanza a la papelera.
      El espanta-miedos. Se lee una poesía y se dramatiza con sus gestos y  repitiendo sus versos.
         Los títeres. Les permite a los niños una mejor comprensión de las emociones. Ej. la compasión, algún títere que esté enfermo, con una tirita, etc. 
     Los cuentos. Se nos ofrecieron algunas sugerencias para contar un cuento tales como: entonación, posturas, vivir el cuento, adaptar su contenido a la madurez del niño,… En definitiva, puso de manifiesto el propósito de que a través de los cuentos se pueden transmitir todo tipo de valores, tan alejados hoy de nuestra sociedad.


En conclusión, las últimas reflexiones que se presentaron para poder “llegar a buen puerto” en lo relacionado con la competencia emocional, estuvieron  enfocadas en  contar con todo tipo de lenguajes con los que el niño puede comunicarse: lenguaje corporal, musical, plástico, verbal y no verbal

Finalmente, aprovecho la ocasión para hacer transparente mi deseo de agradecimiento, tanto al profesor organizador de esta actividad como a la maestra que impartió la sesión por su buena disposición y por motivarnos y avivar nuestro espíritu mediante su ejemplo. 

Tras la ponencia mencionada me pareció  oportuno añadir esta información por si puede ayudarnos a trabajar esta Competencia Emocional exclusiva de la Comunidad de Castilla La-Mancha.

Información Adicional:
  1. http://www.xn--begoaibarrola-lkb.es/libros_y_cuentos.html
Página personal de B. Ibarrola con información sobre cuentos con variadas temáticas como por ejemplo: confianza en uno mismo, solidaridad, gratitud, culpabilidad, el miedo, valentía, enfado, vergüenza, tolerancia y rechazo, alegría y optimismo, orgullo, empatía, celos, ….
  1. http://centros6.pntic.mec.es/~eatcolme/webEAT/formacion/begona.htm
Se trata de una comunicación sobre emociones de la autora Begoña I. en la que podemos encontrar: los diferentes sistemas de respuesta emocional (cognitivo, motor y fisiológico), las emociones primarias (ira, tristeza, miedo, alegría, amor,…); las diferentes expresiones de las emociones; términos a diferenciar (estado de ánimo, sentimiento, temperamento, emoción); algunas definiciones de distintas emociones como: la tristeza y la depresión, el miedo, el enfado, los celos,…con algunas recomendaciones para su  ayuda.



[1] IBARROLA, B. (2009). Crecer con emoción: el desarrollo de la competencia emocional en Educación Infantil.  Ed. SM.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada