lunes, 27 de mayo de 2013

Nos comemos las vocales

Vivimos en una sociedad en la que el teléfono móvil se ha convertido en nuestro mayor aliado. Tenemos internet con los móviles de tercera generación y con ello todo un mundo de posibilidades.
 
Pero hay un pequeño problema…
 
Los mensajes de texto por teléfonos móviles.
 
Algo tan cotidiano para nosotros como es mandar mensajes de texto por whatsapp o sms, tiene un coste en nuestro lenguaje.
 
La compañía Mobidia Technology ha realizado un estudio que indica que España es el país con más presencia en la aplicación de mensajería instantánea Whatsapp.
 
Debido sobre todo al alto coste de los SMS en las compañías telefónicas españolas, Whatsapp cuenta con casi un 100% de penetración en el mercado, seguida de lejos de otras aplicaciones. Sin olvidar otras funcionalidades que hoy permiten los móviles, como la navegación por Internet, la consulta del correo electrónico, o la entrada en redes sociales como Facebook y Twitter.
 
¿El problema? que se recurra a todo tipo de abreviaturas, a veces incomprensibles.
También se suprimen acentos, signos de puntuación o se acortan indiscriminadamente las palabras. Es ahí donde empieza a sufrir la ortografía y por ende el lenguaje.
  
Este fenómeno empezó con la aparición de los sms, y se expandió de tal manera que hasta llegan a aparecer casos tan curiosos como los de niños que han respondido exámenes en lenguaje SMS. 
MALA BASE, MALA PALABRA
 
Los mensajes de texto influyen de una u otra manera en la escritura e incluso en la forma de expresarnos.
 
A su vez, la costumbre de enviar SMS o whatsapp con errores, abreviaciones, consonantes equivocadas, omisiones de acentos y signos de puntuación, entre otros vicios digitales, puede ser perjudicial sobre todo cuando una persona no ha fijado bien las reglas ortográficas.
 
En ese sentido, son los niños, adolescentes y jóvenes quienes más expuestos están al incorrecto uso del lenguaje en la comunicación digital, especialmente si tienen una mala base ortográfica, que al final se verá agravada por los SMS y whatsapp.
 
En ello además influye el tema precio, pues al ser una forma de comunicación más barata que la llamada de voz, enviar un whatsapp tiene coste de 1 euro al año, es un recurso mucho mas utilizado.
 
DICCIONARIO sms.
 
Desde hace unos años la Asociación Española de Usuarios de Internet ha desarrollado un proyecto, con el apoyo de varias empresas de telefonía móvil, para crear un «diccionario SMS» de habla hispana.
 
El diccionario puede consultarse en http://www.diccionariosms.com y su objetivo «es recopilar los términos y abreviaturas que utilizan los jóvenes para escribir en sus teléfonos móviles o cuando lo hacen en Internet».
 
Creado como una herramienta colaborativa, donde las personas pueden dar opiniones e incluso introducir nuevos términos abreviados y su significado, el diccionariosms.com es posiblemente uno de los pocos esfuerzos por entender, agrupar y colaborar entre especialistas, profesores, jóvenes y todos los interesados de una u otra forma en evitar el efecto negativo que pudiera tener este fenómeno en la lengua española. Sin embargo, su utilidad se conoce muy poco.
 
Las opiniones en el mundo docente están divididas. Algunos maestros los defienden como una forma de familiarizar a niños y jóvenes con nuevas palabras, enseñarlos a comunicarse mejor; otros sostienen que la ortografía está sufriendo por su culpa. Todos, en cambio, están de acuerdo en que el fenómeno no puede detenerse, solo hay que aprender a convivir con él y sacarle el mayor provecho posible.
 
Prevenir un fenómeno que pudiera agravar el mal uso de la lengua española, y especialmente las barbaridades ortográficas, podría ser una herramienta muy útil para evitar que en el futuro terminemos hablando y pensando de forma abreviada.
 
Ester Moraleda Sánchez.
Adaptación a Grado de Magisterio Infantil.
Educación y Sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario