jueves, 9 de diciembre de 2010

LOS ÚLTIMOS DE MUSICAL

“Los maestros aplican lo que se les aplica, no lo que se les explica”

No sé compañeros si os habéis planteado que los alumnos que estamos en 3º de Magisterio en la Especialidad de Educación Musical, somos los últimos de “Filipinas”.
Somos los estudiantes que cerramos un ciclo, aquellos que empezamos en la Universidad de Castilla la Mancha en el Campus de Toledo Magisterio en Educación Musical y que concluiremos en la recién llamada Facultad de Educación. Pues bien, tecnicismos a parte, a nosotros nos ha tocado de lleno todas las adaptaciones del llamado Plan “Bolonia” y por si no habíais caído en la cuenta, aquellos estudios que empezaban hace casi ya 20 años y que daban salida a muchos músicos que se querían dedicar a la enseñanza, ahora llega a su fin.

“Un sistema escolar se define por sus escuelas, por el modo en que están organizadas, por la naturaleza de las materias que se enseñan y  por la forma en que se enseñan”

 ¿Y a partir de ahora qué?
Nadie tiene claro que pasará, escuchamos comentarios y al final todo son interrogantes y especulaciones, por eso yo no quiero entrar en el debate de si está bien estructurado el sistema educativo, que ahora ha considerado que un especialista en música no es tan importante como parece ser que lo consideraron otros unos cuantos años atrás. Recuerdo que cuando empezó la titulación de Magisterio en Educación Musical, yo estaba en el Conservatorio de Música de Toledo y algunos compañeros vieron una buena salida profesional para enfocar su vida, otros optamos por otras y como esa frase que dice “las vueltas que da la vida”, aquí estoy yo coincidiendo con la última promoción que saldrá del campus de la fabrica de Armas con la titulación de Magisterio en Educación Musical.
 
¿Podremos aprovechar esta titulación?
Y digo yo, ¿nos dejaran presentarnos a las oposiciones con esa titulación cuando podamos hacerlo? Este año son de las de Primaria, es decir que tocan las nuestras, pero los que acaben este año ya no se podrán presentar a no ser que tengan la opción de la convocatoria extraordinaria de Diciembre (que ahora es en Noviembre). Y el próximo año por lógica serian las de Secundaria, Así que nos vamos a dentro de tres añitos. Y mientras tanto.., ¿Qué hacemos?, porque antes el que quería seguir estudiando entre una convocatoria de oposiciones y otra, optaba por hacer una doble especialidad que le diera más salidas y otros lo que hacían era seguir con los estudios para poder dar clase en secundaria y se sacaban la licenciatura en Musicología. ¿Y nosotros que hacemos? ¿Seguimos estudiando y nos metemos en el Grado?, porque quizás lo pidan dentro de tres años…, y los que se presenten este año a las oposiciones con el titulo de Especialista en Música de años anteriores y no aprueben.., se juntarán con nosotros cuando optemos a las oposiciones, ¿que harán con nosotros? ¿Los dejaran presentarse con la titulación que ya tenían o nos pedirán a todos el grado?. No se si habéis pensado que hasta el momento nosotros opositábamos con una titulación Universitaria de Diplomado y el Grado equivale a Licenciado. ¿Qué pasa que ahora nos tienen que pagar como a los profesores de música de Secundaria?
Poco a poco nos fueron cerrando el círculo.
No sé compañeros yo solo puedo decir que esto se veía venir, pues al principio de toda esta andadura y en las primeras oposiciones que ya pedían la titulación de música, entraron muchos alumnos de este Campus distribuyéndose por todos los puntos de nuestra provincia. Como todo fueron pasando los años y algunos se tuvieron que ir buscando la vida y abrieron fronteras a otras Comunidades Autónomas. Es lógico pensar que cada vez vamos siendo más maestros de música y que las plazas se van cubriendo, pero esto último de que desaparezca la especialidad es el broche a todo un proceso que como os digo “se veía venir”.


En todos estos años de andadura de los especialistas en Educación Musical por los colegios se ha dado de todo, empezaron reduciéndonos horas lectivas quitando importancia a nuestra asignatura y lo último fue cuando hace pocos años nos quitaron la independencia de nuestra asignatura y  nos incluyeron en otra llamada “Educación Artística” teniendo que hacer la media de nuestras calificaciones con otra asignatura llamada Plástica. Y no se te ocurra comentar que alguno de tus alumnos puede que suspenda música porque entre los demás profesores de otras materias hasta te recriminan ¡que qué te has creído tú, ni que la música fuera tan importante!, pues si eso mismo piensan nuestros compañeros, sobran los comentarios.
A estos que así piensan yo les diría que; A  lo largo de la carrera de Magisterio y tras buscar información para hacer no pocos trabajos de música, me he encontrado con argumentaciones de Pedagogos musicales tan importantes como Orff, Dalcroze, Willems, Koddálu, Martenot, Ward, Paynter, Suzuki, Schafer, Montessori, Violeta Hemsy y otros más, (Que claro si antes sonaban poco, a partir de ahora no os cuento) aún teniendo diferentes programas pedagógicos sí que han coincidido en aspectos específicos de la enseñanza musical. No obstante, todos ellos consideran importante desarrollar cada uno de ellos, de manera progresiva mediante la vivencia y el sentido lúdico; su objetivo es estimular la sensibilidad, la creatividad, el canto, el ritmo, la audición, la ejecución y el movimiento.
Para ello proponen que la educación musical sea un elemento formativo y se preocupan porque trascienda el entorno escolar y dé un paso más musicalizando la propia sociedad.
Por este motivo según ellos, es indispensable ofrecer la mayor cantidad de oportunidades, para que la población estudiantil esté en contacto con la expresión musical, ya sean con cantos, bandas rítmicas, juegos auditivos, movimientos y percusiones corporales o improvisaciones, ya que de esta manera se pretende despertarles sus facultades musicales.

Y a los compañeros que no sean de magisterio Musical si llegara el caso de que tuvieran que dar clases de música yo les diría que por favor tengan en cuenta que:
·         En la canción está presente la audición y la posibilidad de ser interpretada por instrumentos o acompañada con movimientos corporales y gestos.
·         Que mediante el canto, adquiere gran importancia la dimensión social, afectiva y comunicativa de los estudiantes, ya que permite exteriorizar sentimientos, estados de ánimo y favorece la desinhibición, favoreciendo a la integración.
·         Que los niños que reciben clases de música en los primeros años de vida; manifiestan tener más habilidades motrices, más capacidad para las matemáticas y mejor rendimiento en la lectura que los que no estudiaron música de su misma edad.
·         Que los alumnos de instituto que cantan o tocan un instrumento; obtienen hasta 52 puntos más en los tests de aptitud académicas que los que no lo hacen.
·         Que por medio de electroencefalogramas se ha comprobado que en los cerebros de músicos adultos hay más coherencia en las ondas cerebrales que en los adultos no músicos; e incluso se observan diferencias en los casos en que los músicos comenzaron a estudiar antes de los siete años.
·         Que la música establece las relaciones interpersonales, sobre todo a través de las actividades de grupo como por ejemplo las danzas, e instrumentaciones grupales.
·         Que la Música mejora la autoestima; por medio de la consecución de metas propuestas como pueden ser el hecho de cantar y participar en danzas.
·         Que desarrolla las capacidades psicomotoras el sentido señorial y el perceptivo, así como la discriminación auditiva.
·         Que favorece la adquisición de; destrezas y medios de expresión.
·         Que desarrolla la locución  y la expresión oral.
·         Que desarrolla las capacidades intelectivas; imaginación, inteligencia, creatividad, atención, memoria, fantasía.

Y si en un principio se luchó por dotar a los centros educativos de aulas de música, los recién salidos maestros llamados especialistas en música iban pidiendo instrumentos de pequeña percusión para sus aulas, pizarras con pentagramas, reproductores de música he incluso algunos se aventuraban a pedir un piano. ¿Y ahora que hacemos con todo eso? ¿Quién va tocar ese piano que costó tanto? ¿Quizás el profesor de primaria que dió una asignatura en la que tocaba cuatro canciones con la flauta dulce?

“Aquel maestro que cree que lo sabe todo, poco tendrá que enseñar o lo que enseñe no merecerá demasiado la pena”

Y para qué nos complicamos tanto?    Y yo me pregunto. Para que hicimos nosotros asignaturas como; Lengua musical I y II, Didáctica de la Expresión Musical I Y II, Historia de la Música y el Folclore, Piano complementario, Agrupaciones musicales I Y II, Acústica Musical, Formación rítmica y Danza, Armonía, Coro.., etc. Si resulta que parece ser que el especialista en Educación Musical ya no es necesario pues el sistema educativo actual, nos quita de en medio cargándose de un plumazo nuestra especialidad (Bueno y también la de Lenguas Extranjeras y Educación Física) y ahora con el Grado solo dejan Infantil y Primaria. Espero de verdad, estarme precipitando en mis conclusiones, pero es que son precisamente eso conclusiones inconexas sobre un tema que está en el aire y del que nadie nos aporta ninguna luz. Espero que de una manera u otra al final existan asignaturas para especializarse más en música, pero la verdad es que perdonad  que sea un poco incrédulo pero no creo que esté igual de preparado alguien que dé algunas asignaturas sueltas, que los especialistas en Educación Musical. Y llegados a éste punto seguramente otros alumnos que no tengan la especialidad de Música también pueden pensar que si esto no se soluciona y al final con nuestra especialidad nos podemos presentar a las oposiciones de Primaria, estarán en su derecho de pensar o reflexionar sobre las cuestiones que ahora nosotros nos podemos estar planteando.

“El primer requisito que se debe exigir de un maestro de música en la escuela es; ser un verdadero y completo maestro. Maestro por su preparación general, por su preparación pedagógica, por su preparación cultural, por sus conocimientos de la psicología infantil y por fin, maestro de música por su especialización”
Reflexión final.

En fin, ya veremos como se resuelve todo, por ahora solo me queda animaros a que afrontéis las prácticas de 3º en los colegios que os toquen o elijáis, demostrando que un especialista en música tiene mucho que aportar. Implicaros en proyectos musicales, audiciones, exposiciones de instrumentos, conciertos en los centros, proponed actividades relacionadas con la música. Y ya que esta es la última oportunidad que tenemos pues somos como os dije antes los “últimos de musical”, y qué mejor forma de  reivindicar algo que por otro lado nosotros no hemos elegido ni podemos hacer nada para cambiar, que demostrando que un especialista estará mejor preparado para dar esa materia que durante estos años de carrera se supone que nos han preparado. Seguramente recurriremos a alguna canción de Manolo, a un baile de Mª José, a algún ejercicio de Mª Ángeles con los instrumentos de pequeña percusión, las placas y demás,  alguna explicación o Práctica de Felipe y porqué no hasta enseñaremos en alguna clase alguna página o recurso descubierto en Nuevas tecnologías con Ricardo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario