viernes, 23 de junio de 2017

"Los niños jugaban poco o nada en absoluto. Sus juegos consistían en la imitación de los adultos"

Al principio de la asignatura Educación y Sociedad trabajamos un texto de Claud Levi-Strauss y una entrevista a Ken Robinson, y como vimos en el texto, la educación solo sirve para crear robots idiotizados, y no lo digo yo, lo dice el texto: "Los niños jugaban poco o nada en absoluto. Sus juegos consistían en la imitación de los adultos".

Desde mi más sincero y respetuosos punto de vista, creo que esto sucedía y sucede. En las escuelas, vemos como los niños están agrupados en filas, asemejando el orden de una fábrica, donde el soberano jefe sería el profesor/a o maestro/a (nombrado al principio de la entrada en la parte de la escuela tradicional). Somos muchos los que nos quejamos y se quejan de que la educación de hoy en día y la de ayer es una porquería, debido a que solamente enseñan a los niños determinados conceptos donde los profesores motivan más a los niños a aprobar con un 10, que a aprender.

Importa más que se aprendan determinadas cosas que son enseñadas por el profesor que hacer dejar volar la imaginación y la creatividad de los niños.

Importa más que el profesor de la lección entera en el horario establecido a que los niños aprendan disfrutando mediante diversas metodologías innovadoras.

Importa más que se sigan unas normas establecidas por el profesor en el aula -muchas veces las cuales carecen de coherencia- a que los niños aprendan unos valores cívicos para vivir en armonía.

Importa más que todos los conceptos aprendidos sean vomitados en un examen -ya que sea todo por un 10 porque si no ya eres un pobrecito con la media- a que verdaderamente aprendan cosas.

Importa más que te saques una carrera para ser alguien en la vida y para complacer a tus padres, que hacer lo que verdaderamente te gusta.

Los niños en la escuela han sido, son y serán robots a los que enseñarán primeramente a sacar un 10 antes que verdaderamente aprender, donde los enseñan a imitar a los adultos desde pequeños y es que si no disfrutan siendo pequeños de la vida, ¿cuándo lo van a hacer? ¿Cuándo sean adultos y ya esté formado por completo el robot idiotizado?



Los niños necesitan libertad y será en el momento en el que la consigan cuando aprendan de las cosas y disfruten haciéndolo.



Tras esta reflexión, me gustaría dejar en esta entrada un vídeo para reflexionar, además que respalda todo lo dicho en la reflexión anterior y la complementa para hacerla más completa:




Ángela Rico Gómez 
2º B Magisterio de Educación Primaria, Toledo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario