martes, 17 de enero de 2017

¿Sabemos ver e interpretar el entorno?

El aprendizaje de ver para  aprender a interpretar el entorno. 

He podido comprobar la importancia que tiene el entorno en todos nosotros y lo poco que se aprecia. ¿Realmente vemos el entorno? La respuesta en la mayoría de los casos es no. Ya que no nos fijamos ni prestamos atención haya por donde vamos, solo percibimos una información mínima de toda la que se nos ofrece. Todo esto influye en la orientación y la estructura del espacio, ya que construimos nuestro conocimiento espacial a través de la manipulación de objetos y la acción sobre el entorno. Con todos estos factores, se construyen los mapas cognitivos, que son muy importantes, ya que  nos permiten recordar lugares, recorridos, ambientes... Para ello es necesario interactuar con el entorno y tener experiencias con éste, tanto emocionales como físicas. Estos mapas varían de unas personas a otras, aunque se realicen los mismos recorridos o se visiten los mismos sitios, debido a que cada persona percibe el entorno de manera diferente, es más, si entre un grupo de personas, se pidiera realizar un mapa de un mismo lugar, con casi toda probabilidad serían todos distintos.

Debido a la importancia de la percepción del entorno y la creación de mapas cognitivos, creo que es importante que en el ámbito educativo se trabajen estos aspectos, ya que permitirá un desarrollo mayor en los niños, tanto en la memoria, como en la percepción visual, en su orientación en el espacio, así como también mejora su capacidad de análisis de entornos, además, nos permitiría traspasarlo  a prácticamente todos los ámbitos de la educación y la vida del niño y el desarrollo de este.

Aquí podemos ver un ejemplo de percepción del entorno, ya que dependiendo de la posición con la que se mira un objeto, incluso de la meteorología, podemos apreciarlo de diferente forma, incluso podemos ver otras cosas a través de ellos.

 

Jorge Jiménez Ruiz


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada