miércoles, 27 de abril de 2016

Sin perder la motivación

Mi experiencia como alumna de Educación Infantil me lleva a tener motivación disfrutando de lo que hago, si no disfrutas  por mucho que hagas te resultará muy pesado, monótono y al final ya hasta aburrido el hecho de estudiar, eso para nada es bueno pues se va creando como un circulo en el cual te estás metiendo y es muy difícil salir.


Creo que unos  hábitos de cara al rendimiento escolar son muy buenos pero ya no solo impartidos en las clases sino también seguir con ellos en el hogar para que no se pierdan.

Pienso que no nos podemos desmotivar porque un día hayamos suspendido un examen, pues la verdad es que nos sentimos mal, hay algo que no funciona, no concuerda la nota, porque yo he estudiado. Pensemos entonces y analicemos que nos ha pasado,

Mi caso fue que saqué un “cero”, si como suena, un cero pelao en una de las asignaturas de la carrera y mi reacción no fue la de enfadarme con los profesores, ni tampoco me desmotivé pues era la primera vez en la vida que sacaba un cero, nunca había sacado un cero y llegué a casa muy motivada porque sabía que el fallo lo tenía yo y busqué soluciones.

Me pregunté: ¿por qué este cero? Si yo nunca he faltado a clase, soy una persona atenta, mi cabeza seguía atormentada por ese “cero”. Empecé a indagar sobre cuánto tiempo realmente dediqué para el estudio de ese examen y mi sorpresa fue que del mes que supuestamente me tendría que haber puesto a estudiar, realmente me ponía a estudiar pero con el teléfono al lado.
Descubrí que pasaba más tiempo dedicado al Facebook que ha estudiar.

¿Qué hice? Pues me quité de Facebook durante varios meses y también cuando iba a estudiar el móvil lo tenía fuera de mi alcance para así no distraerme y el resultado fue que aprobé.

Tengo que ser sincera y no fue fácil pero mereció la pena el estar desconectada varios meses, pues Facebook no me iba a solucionar el que aprobara el examen.

Si yo no hubiera analizado realmente  el porqué del cero, estoy segura que hubiera seguido con la asignatura suspensa.

Por eso os digo que nunca se debería perder la motivación y sabéis que como futuros profesores la motivación es uno de los puntos importantes para mover esa energía que tienen los alumnos.

¡Ánimo!

Yolanda Bernal
2º Educación Infantil
Facultad de Educación de Toledo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario