jueves, 30 de junio de 2016

PAPA DICE, NIÑO HACE Y LA ESCUELA…. ¿LO DESHACE?

  
En la actualidad los niños pasan casi más tiempo en las escuelas y actividades extra-escolares que en casa. Los padres cada vez trabajan más o dejan a los niños en actividades o lugares como ludotecas o clases particulares para que ellos puedan tener más tiempo de trabajar y hacer sus cosas que de estar con sus hijos. 

En las escuelas ¿los profesores enseñan, educan, o enseñan y educan?

Desde que nacen los niños no dejan de ver a sus padres, son unas pequeñas esponjas que absorben todo lo que ven y oyen, y muchas veces los padres no son conscientes del poder y la influencia que tienen sobre sus hijos. 

Es en el seno de la familia donde se va a formar a los niños en función de la herencia cultural y del día a día que sus padres les otorgan, pero... ¿qué pasa cuando en la escuela se inculcan valores que en casa no se dan? ¿Qué ocurre si las vivencias de casa son contradictorias con lo que los niños aprenden en la escuela?

Generalmente en la escuela se van a enseñar valores de igualdad, de respeto y compañerismo, sin distinciones entre hombres y mujeres, gente de diferentes culturas o capacidades físicas o psíquicas, y los niños según van creciendo van tomando conciencia de las cosas que están bien y están mal, llegando a contradecir a los padres diciendo que su profesor o profesora les ha enseñado que eso que sus padres quieren que el niño haga está mal. Y los padres piden explicaciones a las escuelas. 



Los padres deben ser conscientes de la influencia que tienen en sus hijos y de que el ambiente que tengan en casa va a condicionar mucho el futuro de sus hijos, como por ejemplo los ambientes donde hay maltrato hacia la mujer o los hijos, donde los roles hombre-mujer están muy marcados o situaciones de familias muy racistas puede promover estos mismos hábitos en los niños. 


"Debemos concienciarnos con el mundo y la mente de los niños, de su desarrollo y de lo que aprenden de los adultos, que es TODO. Son, pequeñas esponjitas dispuestas a llenarse hasta rebosar".

Marta Ferrándiz Lefler

No hay comentarios:

Publicar un comentario