jueves, 23 de marzo de 2017

La sociedad en la que vivimos


De vez en cuando conviene pararnos a mirar a nuestro alrededor y observar la sociedad en la que vivimos.  Si echamos la vista atrás, vemos como desde no hace tantos años hasta hoy en día hemos avanzado mucho en diferentes aspectos, pero a mí me gustaría destacar el relacionado con las TIC: en tan solo unos años hemos pasado de no tener nada a tenerlo todo. 

En la actualidad nadie va por la calle sin un teléfono móvil con el que poder conectarse a la red desde cualquier punto, nadie va por la calle sin poder chatear con cualquiera, aunque estemos a kilómetros y kilómetros de distancia, nadie se va de vacaciones y no publica fotos de todos los maravillosos lugares que visita…

Pero ante todo esto mi pregunta es ¿todo esto es un avance o, por el contrario, nos está haciendo retroceder a nosotros mismos como personas?

Sí, es cierto que muchos de estos avances nos han facilitado la vida a todos, ya no es necesario pasar horas y horas dentro de una biblioteca para realizar un trabajo para la universidad, o somos capaces de conocer cualquier noticia que ocurra en cualquier parte del mundo, pero… ¿Solo nos trae cosas buenas? Desde mi punto de vista no, es más, se podría llegar a decir que nos está trayendo más cosas malas que buenas ya que no somos capaces de usarlo de una forma responsable y adecuada. Es lamentable ver muchas como jóvenes salen a la calle o a un bar con el fin de pasar un rato juntos y en lugar de hablar entre ellos, pasan el rato mirando el móvil o hablando con otras personas a través de él, en lugar que con las que tienen delante.

Pero esto no es un problema que afecta solo a los jóvenes, sino también a adultos y a niños. Los niños cada vez se adentran a edades más tempranas en el mundo de las redes sociales, quizá por imitación a los adultos o simplemente por no ser menos que nadie y estar "a la moda". 

Hace unos días, mientras estaba comiendo en la televisión pusieron un capítulo de Los Simpson relacionado con este tema. En dicho capitulo Lisa Simpson crea una red social al estar cansada de no tener amigos y pensar que así puede conseguirlos, pero los personajes de la serie comienzan a ser adictos a dicha red social, llegando al punto de no hacer nada en sus vidas, tan solo estar pendientes   de las redes sociales, dejando su vida real a un lado, hasta que finalmente, Lisa decide cerrar la página al darse cuenta de que eso no es vida y que esa no será la solución para tener amigos.

Aunque tan solo sean unos dibujos animados, estos, de una forma cómica y extremista nos muestran lo que puede llegar a pasar si seguimos como hasta ahora, además de dejarnos ver el "secreto" de las redes sociales: no por tener un millón de amigos en ellas quiere decir que no estemos solos.

Por lo tanto, desde la educación, tanto de las escuelas como desde la familia es conveniente, como he dicho anteriormente, pararnos a pensar y reflexionar, y ver que estamos haciendo bien y que mal, pararnos a pensar y ser capaces de usar de una forma responsable todos estos avances que nos están llegando, y lo más importante enseñar o guiar a los más jóvenes a usarlos, mostrándolos todas las posibilidades que permite, pero a la par, mostrar de igual modo los peligros a los que se pueden llegar a enfrentar. 


Lucía Sánchez Galán,
2ºB Magisterio de Educación Primaria. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario