miércoles, 30 de marzo de 2016

Por una educación que nos enseñe a pensar

"Todos somos unos genios
Pero si juzgas a un pez por su habilidad de escalar un árbol,
vivirá su vida entera creyendo que es un estúpido"

Albert Einstein

Un profesor de Albert Einstein escribió "este chico no llegará nunca a ningún sitio". Otro profesor, esta vez el de Charles Darwin, dijo del naturalista que es "un chico que se encuentra por debajo de los estándares comunes de la inteligencia". Unamuno suspendió la asignatura de literatura y Stephen Hawking  aprendió a leer a la edad de ocho años.
Todos tienen en común que una vez llegaron a ser catalogados como malos estudiantes. La historia está llena de genios, desde Giuseppe Verdi hasta Balzac pasando por Picasso o Thomas Edison, que fueron descalificados o despreciados. A día de hoy, son mundialmente conocidos  por sus aportaciones en el mundo de las ciencias o las artes. Sus trayectorias dan esperanza a todo aquel que no se siente valorado por un sistema educativo donde lo que más importa son las calificaciones y que no siempre se adapta a todos los alumnos.

Hay alumnos que se encuentran en tierra de nadie, dejando atrás el fracaso escolar pero no llegando a alcanzar la excelencia. Alumnos normales que destacan y se diferencian del resto por sus virtudes y capacidades. Este sistema educativo debe valorar algo más que los números de un examen, es por ello tarea de padres y profesores mantener una mente abierta y dejar atrás los prejuicios, descubrir, entender y apoyar las potencialidades de cada alumno.

Es obligatorio recomponer la autoestima después de un fracaso escolar, tal vez con caminos alternos al estudio. Según Alicia López, fundadora y directora del Centro de Psicología López de Fez, en Valencia, "es muy posible que la rigidez del sistema educativo haya impulsado a estimular la creatividad ante la necesidad de encontrar un camino propio, un camino en el que poder dar rienda suelta al talento"

No es ningún secreto que Finlandia posee uno de los mejores sistemas educativos del mundo. Sus profesores tienen un alto nivel de formación y una exigente selección, su idea básica de educación se basa en una igualdad de oportunidades y los exámenes nacionales se realizan cuando los alumnos tienen 18 años y dejan la escuela. Ni que decir tiene que casi todas las escuelas del país son públicas, así como su educación y materiales escolares y el promedio de alumnos por clase es de 23 con diversidad de género y capacidades.

No nos resignemos a ver como la educación en España se deteriora por momentos, luchemos por y para ella, por una educación que nos enseñe a pensar, porque como dijo Nelson Mandela "la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo"

Rebeca Escudero

(Foto de Carles Ribas en El País:

No hay comentarios:

Publicar un comentario