jueves, 17 de diciembre de 2015

El móvil en clase

byod  movil
Hace tiempo que se viene hablando de ello y aún así no se tiene una idea formada y clara que nos permita posicionarnos a la hora de decir Sí o No, respecto de si se debe llevar el móvil a clase.
Está claro que en estas decisiones pesan aspectos que no son puramente pedagógicos, pero que no por ello se pueden obviar al enfrentarnos a esta tesitura. De hecho, la primera cuestión que aparece dentro de un claustro de profesores cuando se plantea la posibilidad de que los alumnos usen los móviles en clase, no es otra distinta de qué ocurre si te hacen una fotografía a ti o a un alumno y se utiliza de forma ofensiva contra el fotografiado. Cuestión totalmente justificada, sobre todo si tenemos en cuenta que estas acciones se han dado en algunos centros educativos y, desde luego, son "trending topic" en las noticias cuando se dan a conocer.
También por parte de las familias existe una sensibilidad especial al respecto y, al igual que les ocurre a algunos docentes, coinciden en un tipo de argumentario que, desde mi punto de vista, aunque basado en los resultados negativos que se muestran en algunos casos (con problemas reales entre algunos adolescentes), responde a situaciones de mal uso de la tecnología que viene determinada por una falta de formación y educación digital de nuestros alumnos.
Nos encontramos con cuestiones como "están todo el día mandando mensajes en lugar de atender en clase", "solo sirve para hacerse fotos y compartirlas en las redes", "pierden el tiempo jugando y no aprenden", "los móviles son un problema de adicción", "causan disrupción en el aula", "solo fomentan la exposición social de los individuos"... Estas afirmaciones son una mínima parte de la gran cantidad de argumentos que se utilizan a la hora de justificar el NO uso del móvil dentro del aula. Sin embargo, lejos de entrar en un debate eterno y esteril como sería intentar demostrar los errores de cada una de estas afirmaciones, creo que es mejor mostrar los aspectos positivos que encontramos en la educación cuando abrimos las puertas del aula a estos dispositivos y así poder aportar una visión diferente que permita poner en una balanza los pros y los contras de su uso. En este sentido, también debemos entender que cada una de los enunciados contrarios al uso del móvil, de una u otra forma, están basados en los hechos o resultados que se van observando en la sociedad; de este modo, no se trata de negar los mismos sino de comprender que, como ya se ha mencionado, su existencia se debe a una falta de formación digital (no referida al manejo del hardware o del software, sino a la conciencia del buen uso de la tecnología).
Ahondando un poco más en la controversia del móvil, y antes de mostrar el mundo de posibilidades que se nos abre en educación gracias a él, creo que se debe dejar claro que el principal problema con el que los alumnos se encuentran, es el mismo con el que se pueden encontrar sus padres, con la salvedad de que los primeros están en pleno desarrollo de su conciencia moral y es precisamente por ello, por lo que debemos traer estos dispositivos al aula, tal y como se explicará más adelante. 
La sociedad de la transparencia. Enséñale a ser crítico.
Byung-Chul Hangpanoptico nos habla del panóptico digital en su libro <<La sociedad de la transparencia>> y es ese concepto en concreto el problema al que la ciudadanía, sin distinción de edades, se enfrenta actualmente. Esa transparencia que nos desnuda digitalmente y en la que el móvil juega un papel principal a la hora de mantener esa conexión constante a nuestro mundo digital, que no virtual puesto que es una realidad fáctica que nos muestra tal y como somos o tal y como nos vemos.
Son las ganas de participar de esa transparencia social las que hacen que nuestros jóvenes no conciban otra forma más rápida y sencilla de realación que el ser activo en las redes sociales. Usar el móvil para retransmitir su día a día y de esta forma ir consolidando, aunque ellos no lo sepan, su identidad digital. Una identidad digital que simplemente es eso, su identidad, y podrá ser buena o mala dependiendo de cómo la vayan forjando.
Y es aquí dónde la escuela no está actuando, dónde está dejando que los jóvenes aprendan por sí solos cómo caminar y desenvolverse por ese terreno, como si ese tema no fuese tema de interés dentro del aula. A lo sumo, cuando los chavales están en el instituto nos planteamos los problemas que aparecen con el uso del móvil y entonces es cuando se decide (pensemos incluso en las administraciones educativas) que lo mejor es prohibir su uso dentro del aula. Al fin y al cabo, "si sucede fuera ya no es problema". Pero aquí, lo único que es cierto es que, cuando aparecen estos problemas en el IES, es tarde; hemos dejado pasar toda la Primaria sin hablar de ello, sin aprovechar las situaciones del día a día que les van ocurriendo a nuestros chavales, para enseñarles a ser críticos, para mostrarles que lo que "suban" hoy, lo verán "mañana". Por que lo que no podemos hacer es cerrar los ojos a la realidad. No podemos pensar que nuestros alumnos o nuestros hijos en Primaria no van a tener móvil, o no van a usar videoconsolas, ni van a usar Google, ni van a tener redes sociales, incluso whatsaap. Siempre podemos decir aquello de "el mío no", pero sabemos que nos estaremos autoengañando. Por contra, podemos ver la realidad y hacer frente a las preguntas que ellos mismos nos hacen: ¿por qué no puedo enviar esta imagen?, ¿qué pasa si suena el móvil en clase?, ¿por qué no puedo usar el móvil para buscar algo?... y un largo etcétera que nos abre un abanico enorme de posibilidades para formar a nuestros alumnos en el buen uso de la tecnología y en la correcta formación de su identidad digital.
¿Por qué uso el móvil en clase?
La respuesta más rápida creo que sería ¿y por qué no? Al igual que hemos ido incluyendo elementos novedosos en nuestras aulas; el cuaderno en su día, el bolígrafo, las Pizarras Digitales recientemente; nos encontramos con la opción de utilizar una herramienta que es mucho más potente que los primeros ordenadores que conocimos y que además se transporta fácilmente. Solo tenemos que encontrar su sitio, forma y manera. Aquí las situaciones son tantas como aulas y usuarios tengamos, desde su uso como una herramienta de consulta, cuaderno de notas, agenda o incluso como herramienta de comunicación dentro del aula.
En cualquier caso a continuación nombro solo algunas de las muchas posibiliades que yo le veo con mis alumnos de primaria:
Medio de consulta.
Internet es una gran base de datos de conocimiento de caracter ubicuo,  es accesible en cualquier momento y desde cualquier lugar. Sobre todo gracias a los dispositivos móviles que nos aportan rapidez y facilidad de uso. De nada sirve seguir insistiendo con nuestros alumnos a que la información que necesitan en algún momento se debe buscar en las viejas enciclopedias que forran las paredes de nuestras bibliotecas escolares. La escusa de trabajar el orden alfabético no es válida a tal fin. Este hecho también es aplicable a los diccionarios, tanto de la Lengua Española como de idiomas. 
En el año 2010 la Enciclopedia Británica hizo su última versión impresa, pasando a estar solo disponible de forma digital. El diccionario de lengua de la Real Academia Española tiene una versión totalmente On-Line. Google y otros buscadores cuentan con diccionarios bilingües accesibles a través de Internet.
britannica
Nuestros alumnos saben que todo esto lo pueden hacer con sus móviles, en cualquier lugar y en cualquier momento. Tal vez por eso, cuando el otro día a un chaval le vetaban el uso del móvil al querer buscar en RAE el significado de una palabra, diciendo que hay que aprender a usar el diccionario; este me decía: "...pero profe, la tecnología está para eso... y lo llevas en el bolsillo". 
Acceso a contenidos.
sist
En base a lo anterior, cualquier contenido que trabajemos en el aula está disponible en Internet en infinidad de formatos: elementos multimedia, contenidos estáticos, plataformas de formación, redes sociales de discusión... De tal forma que el móvil es una ventana de acceso a ese contenido y por tanto un dispositivo de conocimiento.
Limitar hoy día la utilización del móvil en clase, es limitar el acceso a la red y por tanto la posibilidad de utilizar los recursos y contenidos educativos que están en ella. Sin embargo, son cada vez más las actuaciones de restricción y limitación de acceso desde los centros educativos, no dándonos cuenta de que la solución no pasa por la prohibición, sino por el uso correcto y por tanto en la concienciación de nuestros alumnos de los peligros existentes y cómo actuar en determinadas situaciones.
Agenda.
Calendario, contactos y planning semanal son elementos que manejamos a diario de una forma totalmente On-Line. Además, compartimos citas y planificaciones de reuniones con nuestros compañeros de trabajo. De igual forma, los alumnos van adquiriendo esta rutina en su día a día de clase. Con una salvedad, ahora sus agendas no son elementos aislados, están interconectadas entre sí, eventos compartidos pueden ser actualizados a distancia, trabajando en común, cooperando entre sí.
Herramienta de producción.
audio
Es aquí donde empezamos a sacar el mayor rendimiento dentro del aula, cuando utilizamos el potencial que nos aportan los últimos dispositivos para funciones de producción propiamente dichas. No se trata de sustituir a ordenadores, tablets, híbridos u otros dispositivos. Se trata de aprovechar los recursos con los que contamos para sacarles el mayor rendimiento posible. Grabar notas de voz, entrevistas en el área de lengua; preparar un vídeo en Inglés, o un documental en Ciencias; consultar un documento de texto, e incluso completarlo y ampliarlo desde el móvil; compartir una foto en la nube, incluso acceder a nuestra plataforma eLearning para realizar un test; crear un programa de radio en Lengua y compartirlo en Internet.
Las posibilidades que tenemos aquí son tantas que no se puede entrar a enumerarlas. Simplemente hay que comenzar a usarlas.
Dispositivo de juegos.
Y cuando hablamos de juegos nos estamos refiriendo a aquellos que nos aportan valor educativo. Porque nuestros alumnos quieren jugar y lo quieren hacer utilizando sus dispositivos. Lo que se ha extendido ya como <> y que nos ayudará, como docentes, a enganchar a nuestros alumnos dentro del aula.
El otro día hablaba sobre ello en este artículo.
Comunicación.
Si para algo se crearon los teléfonos móviles fue para eso, para comunicarse, pero hoy día esa comunicación va más allá de una llamada normal tal y como la conocíamos hasta ahora. Precisamente es todo lo demás, todo lo que se puede hacer para comunicarnos con el móvil que no son las llamadas tradicionales, lo que nos aporta mayor valor educativo. La cuestión simplemente es cúando utilizarlo, cómo y en qué momento. Toda herramienta que me permita la comunicación, ya sea oral o escrita, es una herramienta útil y, se podría decir, que de obligado uso en la educación.
Comunicación por escrito a través de correos electrónicos, mensajería interna de las plataformas de formación, blogs de los alumnos o de clase, mensajes por sistemas como whatsaap. Comunicación por voz a través de videoconferencias, publicación de vídeos educativos, llamadas de audio.
Optimización de recursos.
Permitir que los alumnos traigan sus teléfonos al aula es una forma de reducir la carencia de dispositivos que tienen los centros educativos. Además, al contar con sistemas operativos que van hacia el modelo de "desatendidos", son un elemento que no aumenta la carga de soporte técnico en el centro. De hecho estos dispositivos son uno de los pilares básicos del Mobile Learning.
En conclusión se puede decir que el móvil es simplemente una herramienta, con un gran potencial educativos, pero por sí misma ni es buena ni mala. Depende del uso que le demos y de cómo lo gestionemos, conseguiremos unos resultados u otros.
PD: Aún recuerdo los momentos en los que te cortabas con un folio... lo que no recuerdo es que desde ese día me prohibiesen utilizarlos en clase.
Profesor del Colegio Público Juan Aguado en La Torre de Esteban Hambrán (Toledo)
Colaborador habitual de TICE UCLM.

1 comentario:

  1. Estimados alumnos,

    Tenéis la inmensa fortuna de que la persona encargada de dirigir escuela 2.0 o lo que es lo mismo, quien facilitó que las nuevas tecnologías llegaran a la escuela os haya dejado este artículo ya que sabe muy bien de lo que está hablando.

    Recordad que para mejorar la calidad educativa lo más importante es tener la valentía de investigar e innovar en educación ya que la educación es la clave del futuro de los niñ@s en nuestras escuelas.

    Las TICE junto con los idiomas son las asignatura fundamentales para dotar de las competencias necesarias a nuestros alumnos sin olvidar lo inherente al ser humano que no es otra cosa que La Motivación Motriz.

    ResponderEliminar