martes, 11 de febrero de 2014

El Sistema Educativo Finlandés


El sistema educativo de Finlandia es como hoy la selección española de fútbol, es el modelo a seguir, no solo por los resultados conseguidos sino por el modo en el que los consigue.

Para mí la clave del éxito es la “individualización” la pongo entre comillas porque no es del todo individualizada, pero al tener un número reducido de alumnos permite el centrarse en cada uno y hacerle un plan de estudio personalizado a la vez que los demás avanzan. Y digo que es para mí porque yo me veo reflejado en esa situación cuando imparto las clases de natación como cada verano. El primer año tenía de 8 a 10 niños por clase, lo que me permitía avanzar con todos de la misma manera. Por desgracia este último año he tenido el doble de niños, han avanzado pero no de la misma manera.

Otra clave es la motivación, que viene ligada al número de alumnos. A menor número de alumnos el trato es más personalizado, eso hace que el alumno se sienta más realizado. El alumno participará más y no quedará en un segundo plano como hacen muchos.

La forma en la que imparten las clases es otro punto fuerte, aquí nos programan como ordenadores: 1º libro, 2º ejercicio, 3º examen, mientras que allí es más espontáneo, desarrolla la creatividad y el alumno aprende lo que realmente no sabe.

Allí existen tres pilares fundamentales, educación-alumno-familia, y todos colaboran entre sí para el éxito educativo del niño. Aquí es totalmente al contrario, la educación es un ir y venir constante, dirigida por personas que no ven más allá de sus intereses y sus egos. Se centran más en molestar a la oposición lanzando nuevas leyes absurdas e injustas que en ponerse de acuerdo y buscar un plan de estudio que favorezca a todos. La familia aquí, parece ser el enemigo, pero no es así ellos sólo quieren una oportunidad para su hijo. Con todo esto el alumno no es más que un títere que se mueve de un lado para otro sin llegar a aprovechar su capacidad.



Para terminar dejo una frase que aparece en el video que no deja indiferente:
“Los profesores han dejado de ser meros eslabones en la cadena, que siguen manuales estrictamente estipulados y se han vuelto formadores del conocimiento, trabajadores en equipo que conciben el aula como un laboratorio para la continua innovación y que están en la búsqueda de cómo garantizar que todos los estudiantes accedan a los más altos niveles.”

Información complementaria:

David Ángel Sánchez González

No hay comentarios:

Publicar un comentario