martes, 19 de marzo de 2013

METODOLOGÍA TRADICIONAL /METODOLOGÍA ACTIVA- PARTICIPATIVA


  Actualmente, son muchos los profesores que intentan implantar en sus clases una metodología activa y participativa con sus alumnos frente a la tradicional que se ha estado llevando a cabo hasta nuestros días. 

     Todo parece apuntar que esta nueva metodología no trae más que ventajas ya que hace que los alumnos estén más motivados e involucrados en las clases. Además, los alumnos se van de clase con el temario bastante claro puesto que han estado atentos ya que ellos eran los protagonistas de la clase (no el profesor)  ellos son los que participan con preguntas y debates, así como dando sus puntos de vista sobre un tema concreto. 

            Por otro lado, muchos profesores no ponen esta nueva metodología en práctica, se basan en dar el temario sin más, es decir, llegan a clase se sientan en su asiento y comienzan a hablar hasta que la clase termine. 

            Con esta forma de dar clase lo único que se consigue es que los alumnos pierdan el interés por la asignatura, se aburran, se distraigan y se encuentren totalmente desmotivados.

            Entiendo que para un profesor es mucho más fácil llegar a clase y ponerse a hablar hasta que termine la misma sin preguntar dudas, ni explicar de forma más interactiva como puede ser utilizando las nuevas tecnologías, etc. 

            Lo mismo ocurre con los maestros de Primaria, llegan a clase mandan callar a los alumnos, empiezan a leer el tema que tengan preparado para ese día y, les mandan numerosas actividades a sus alumnos para que empiecen a hacerlas en clase y las terminen en sus casas. 

            En mi opinión, todo aquel profesor o maestro que emplea esta metodología en sus clases, para mí, no es un buen maestro y, por lo tanto, creo que no debería dedicarse a esta profesión. Un maestro debe involucrarse en sus clases, hacerlas amenas, novedosas, participativas y debe intentar que todos los alumnos se vayan a sus clases con los contenidos claros, es decir, sin dudas y en caso de que las haya debe ser el profesor el que lo vuelva a repetir y explicárselo a ese alumno las veces que hagan falta; no creo que esté bien decirles a los alumnos "buscarlo en casa" o "lo dejamos para mañana", etc. Me parece que este tipo de respuestas no son dignas de un profesor porque parece que éste no quiere enseñar, que no le gusta su profesión, y lo único que hacemos con este tipo de acciones es perjudicar a nuestros alumnos. Si a un profesor no le gusta lo que hace, se lo va a transmitir al alumno y por tanto, le va a desmotivar; es mejor que escoja otro camino que no sea el de la enseñanza.

            Por tanto, no emplear una buena metodología en las clases puede tener desagradables  consecuencias para nuestros alumnos. Lo que empieza con una mera desmotivación y falta de interés puede acabar con ausentismo en las escuelas y consecuentemente con un nuevo caso de fracaso y abandono escolar.

Noemí Bautista

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con el artículo. Saludos

    ResponderEliminar
  3. hay que tranformar toda realidad en la educacion cambiar lo tradicional por metodologia activas bien planificadas

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. No puedo estar más de acuerdo con lo aquí plasmado, yo también creo que las metodologías activas-participativas son las que todo buen profesor debe llevar a acabo en su aula, pues soy de las que cree que a través de metodologías activas, mediante las cuales los alumnos interactuan y construyen su aprendizaje, es como de verdad se aprende. Gracias a las metodologías activas/ participativas, el temario se hace más ameno para los alumnos, pues al poder interactuar en clase y ser los protagonistas,el alumno se siente motivado y no ve los temarios como algo aburrido que sólo ha de recibir para luego reproducir. Con las metodologías tradicionales se perjudica bastante al alumno y como dice la entrada puede tener consecuencias tan negativas como el abandono, desmotivación...
    hay que motivar a los alumnos y hacerles disfrutar con el aprendizaje, pues no son máquinas que escuchan y reproducen sino sujetos que han de aprender para desarrollarse como personas y para adquirir las competencias necesarias para el futuro.

    ResponderEliminar